breves — 13 diciembre, 2011 at 14:29

X Edición AlNorte. Arte contemporaneo.

by
La MEMORIA, ese es el lugar común  en el que se han encontrado  los cuatro artistas tocados este año por el AlNorte para aportar forma y sentido a la Semana Nacional de Arte Contemporáneo de Asturias. Una cita que ya va por su décima edición y en la que se dan cabida a interesantes debates normalmente ausentes de la plaza pública.
  • La canaria Marisa Culatto a través de una serie de fotografías de personas que pueblan su vida evoca la texturas de su propia existencia.
  • La bilbaina Izaskum Escandón utiliza un audiovisual que deconstruye los colores para volver a la naturaleza que envuelve al hombre.
  • El cordobés Rafael Jiménez  dirige su doble mirada al interior del pasado más remoto, una cueva;  y al más lejano, el destino, a través de lo que el supone que podrían ser los restos arqueológicos de nuestro tiempo.
  • La italiana Marianna Nieddu teje con ovillos de lana roja un sistema planetario con relojes al que llama tiempo.

100 men in white shirts

Cien fondos sobre cien hombres con camisa blanca que ya no se distinguen por su aspecto sino por el medio ambiente que habitan, invirtiendo el orden, permitiendo que lo de atrás emerja delante.

Marisa Culatto,  como sus compañerxs de AlNorte tampoco se expresa a través de un único lenguaje. La fotografía ocupa un espacio central aunque su tratamiento pictórico las convierte en otro idioma. En su obra, ‘100 men in white shirts’ (‘Cien hombres en camisas blancas’) expuesta en el Centro de Arte y Exposiciones de Avilés, esos cien hombres que le dan título son exhibidos de manera lineal.

Cada uno ocupa una instantánea de 40 x 50 centímetros y cada uno está implicado, de una u otra manera, en la vida de la autora. Son familia, amigos, profesores o conductores de autobús que la llevan al trabajo.

Lo que  hace particular a cada es que se cruza en el territorio observado por Culatto, que a su vez les devuelve la imagen de fondo en la que  transcurren sus vidas proyectándola sobre  sus cuerpos.

Vislumbres

«Me interesa especialmente ese momento en que algo, un fragmento de una fotografía, sin ir más lejos, lleva tu mente de manera mecánica a un recuerdo”.

Izaskum Escandón utiliza el lenguaje audiovisual en su proyecto para hablar «de los procesos mentales, los mecanismos inconscientes de la percepción, la memoria y la actividad onírica». Y lo hace en una capilla, dónde sólo entra la luz de su proyector de imágenes.

Un montaje de seis transparencias sobre seis vinilos que fragmentan la imagen en texturas,  con cada capa captura un color del  el arco iris. La instalación es una invitación a la memoria que se puede observar desde todos los ángulos.

Neo génesis

La plastilina ocupa en Neo génesis el espacio tradicionalmente reservado a materiales como  el óleo, o los acrílicos,  para crear y recrear  una cueva de Nejar, por él definida «como espacio de tránsito».

Jiménez Reyes confronta dos realidades que convergen en un mismo punto,  la inevitable contemplación que provocan las cuevas,  el espíritu «casi mágico de la espeleología, de la búsqueda de rastros que ha ido dejando la naturaleza» y la trivialidad del paseo turístico.

Ofrece trozos de plastilina blancos y negros «el material que me ha permitido hacer mi trabajo, igual que se muestran los restos hallados en la cueva casi como un trofeo, como un regalo».

Y con la perspectiva de quien observa piezas de incuestionable valor tratadas,  el cordobés reúne los objetos que en ese tiempo insondable al que llamamos “futuro” habrán devenido en restos arqueológicos del único tiempo posible, el presente: jabón, filetes, bidones de aceite, continentes de champú…

Hilos conductores

«Sólo examino la situación en que vivimos, cargados de objetivos, pero inmovilizados, sin poder cumplirlos».

Marianna Nieddu con cinco ovillos de lana rojos y gigantes, unidos por hilos que cruzan toda la sala habita su exposición  instalada en la Galería Espacio Líquido de Gijón.  ‘Hilos conductores’: «pretende simbolizar la condición actual de inestabilidad, ansia, desequilibrio económico, laboral o sentimental de los jóvenes y no tan jóvenes, porque la sensación es la misma tenga la edad que tenga el cuerpo que la sienta”.

En el reducido microcosmos de esta instalación de la cuelgan cinco planetas: «Uno es el recuerdo, otro el sentimiento, otros dos las expectativas y un quinto, el que se sitúa en el centro, el tiempo o el futuro», explica la joven italiana premiada este año por AlNorte.  En cada planeta (ovillo) introduce un haz de luz que ilumina su interior y artilugios que aportan sentido a cada continente. Así el que muestra el paso del tiempo está repleto de viejos relojes; el que se refiere al sentir, está poblado de corazones; el que guarda los recuerdos, jaulas de grillos llenas de pompas de jabón («que duran tan poco como algunas memorias»), y los que evocan las expectativas, una escalera a la que no es imposible subir y un muñeco atrapado y con los ojos tapados.

TG Facebook Comments

3 Comments

  1. Pingback: X edición AlNorte. Arte contemporaneo. &...

  2. Pingback: U-topiks?

  3. Pingback: X edición AlNorte. Arte contemporaneo. « cusámaco | cultura conocimiento | Scoop.it

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.