cultura — 18 Abril, 2012 at 19:52

Arte y Meditación

by
Gato meditando en Camboya. Foto de Álvaro Ramiro.
Gato meditando en Camboya. Foto de Álvaro Ramiro.
Sentada en el suelo con las piernas cruzadas y una simple manta cubriendo los hombros, la espalda recta y los ojos cerrados. Así, sin otro combustible que el oxígeno empleado para respirar, comienza el viaje más profundo y renovador  que cualquiera puede iniciar con el presupuesto más reducido: la meditación.

Se trata de un tiempo en el que aparentemente no pasa nada. Todo sucede en la mente: lo que ocurrió hace unas horas, lo que dijo fulanito, la factura de la luz, la promesa que le hiciste a tu mejor enemigo. Cientos de imágenes pasan cada día por las diversas pantallas que cuelgan de nuestro cerebro cual escaparate del pensamiento.

Observarlas con atención abre una puerta, la que permite alcanzar un plano de realidad y entendimiento que va más allá de lo sensorial o lo aprendido.

Curación y Meditación

Que la meditación puede mejorar el funcionamiento de nuestro cerebro está documentado. Recientes investigaciones demuestran que los beneficios que produce superan a los derivados de la relajación. Tan sólo unos minutos dedicados a poner la atención en la respiración logran apaciguar y elevar los ánimos. Y su práctica prolongada durante varias semanas afecta la estructura de nuestro cerebro provocando cambios relacionados con la memoria, la empatía, la autoconciencia y, por descontado, el estrés.

Son cada vez más los médicos que consideran su capacidad para regular las emociones y el humor como herramienta eficaz para prevenir y sanar enfermedades mentales. También se ha mostrado propicia como tratamiento para el dolor crónico y agudo. Una de las consecuencias del envejecimiento, el adelgazamiento del córtex, ha resultado ser mucho menor en quienes han meditado durante largo tiempo.

 Arte y Meditación

La balilarina Rebeca Martín Tassis en un momento de Life Proyect. Foto Irma Collin.

En algunos casos la meditación se convierte incluso en herramienta para la creación.

Es lo que le sucede a  Jordi Vall-lamora, actor,  filósofo y creador de instalaciones performáticas, a caballo entre Oriente y Occidente.

Su concepto de creación parte  precisamente de la idea de no-movimiento exterior para dar lugar al flujo del movimiento interior.

Su proyecto, para el asturiano Centro de Arte y Creación Industrial, “Life Proyect” quiere

provocar una reflexión sobre la crisis del materialismo y mostrar cómo hacer frente a la actual situación a partir de la utilización de los recursos interiores de las personas,

de ahí que fuese concebida desde la práctica ausencia de iluminación y la total improvisación musical. Logró llenar la inmensidad del Chill Out de un público heterogéneo y entregado, y de una atmósfera cargada con las posibilidades del presente.

Jordi Vall-lamora

¿Cómo llegaste a la meditación?
A través de mis años de vida en India, que fue donde la empecé a estudiar y practicar, después continué en Birmania, Tailandia y Vietnam, entre otros países asiáticos.
¿Que te llevó a persistir en ese camino?
Al meditar vi otra realidad mas cercana a mi mismo, una realidad mas real… vi las cosas tal como son.
¿Cómo fueron tus años en la India?
Ya que viajé a India de muy joven, fue como entrar en un sueño fantástico. Todo me parecía que tenía mucha vida, todo se mostraba como era y nada se escondía. Aunque la realidad de India, como la de cualquier sitio del mundo, es como uno la ve y la percibe. no hay sitios fantásticos sino interiores de cada uno fantásticos. La India sólo es un reflejo acelerado de lo que uno es por dentro.
¿Cuál es el papel que la meditación cumple en tu creación?
La meditación me acerca a una realidad sin mentiras; es así como creo mis obras, pelando la cebolla hasta llegar al centro, dándole más valor y verdad a cada cosa que pasa en la creación y en la actuación, dejando espacio para que sucedan cosas dentro de todos y de todo.
¿Cómo lo trasladas a otrxs artistas y como lo reciben?
Los artistas que recibo ni meditan ni les hago meditar, sólo trato de que estén a gusto con lo que hacen y que sean ellos mismos en esencia, entonces todo brilla…
¿En qué punto te encuentras ahora?
En un tao… o camino, todo es un aprendizaje y una cosa te lleva a la otra. Donde me encuentro es perfecto, como te he dicho un tao, no intento conseguir mas de lo que la vida me ofrece observando cada segundo para disfrutar de ello…

Life Project

 

Se trata de un concepto de trabajo en progreso continuo e itinerante, que se adapta a cada lugar donde se va a desarrollar. Se sustenta en tres pilares básicos: personas ajenas al mundo del arte en situación-límite-de-vida, que aportan el valor que para ellos tiene la existencia; colaboradorxs profesionales, tales como bailarinas, músicos o pintores (a determinar en cada pieza artística) que durante el proceso creativo reciben la influencia de los primeros; y el público, que recibe y a su vez influye a todxs.

Performance Arturo Rodríguez. Foto Irma Collin.

Un experimento que  integró en una misma acción a una persona con enfermedad terminal (ELA), un artista performático ciego de nacimiento, cuatro bailarines  —dos de danza contemporánea y otros dos de butoh— y la música de un cello, sonidos electrónicos orgánicos.

En la oscuridad del espacio era difícil saber hacia dónde o qué mirar. Poco a poco se encendieron algunas luces dentro y fuera de los que participaban en la pieza. Luces que iluminaron otras luces en el interior de quienes sólo observaban. Y lenta y progresivamente la partitura se fue escribiendo por sí misma, bajo la batuta del lenguaje poético y sobre el horizonte de la catarsis colectiva.

Arte de Acción

Vall-lamora continúa así la estela del arte de acción cuyos orígenes se remontan al Dadá. Un movimiento surgido en reacción a la mentalidad racionalista de principios del S.XX en la que el único conocimiento posible era el científico.  Momento en el que existía una sensación ampliamente compartida estos días, el desencanto. Entonces provocado por el final de un conflicto bélico como la I Guerra Mundial, ahora alcanzado por una crisis económica equiparable al derrumbamiento del Imperio Romano (Jose Luis Sampedro dixit).

Entonces, como ahora, la necesidad de rebelarse frente a la apatía y el desinterés de la sociedad en general y de los artistas en particular, llevó a la certeza de la acción como única forma de poesía capaz de trascender las fronteras entre el arte y la vida. El dadaísmo abrió la puerta a uno de los lenguajes más brillantes y reveladores del S.XX, el surrealismo.

Quién sabe a donde nos puede llevar ahora la combinación de dos herramientas tan poderosas como el arte de acción y la meditación. Life proyect nos da  pistas.

 

TG Facebook Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *