danza — 5 octubre, 2011 at 10:57

Danza con tacto

by

Empleada como técnica coreográfica de la danza contemporánea, se practica por miles de personas en todo el mundo. El Contact Improvisación (CI) pronto cumplirá 40 años desde que se representara el «Magnesium» de Steve Paxton en 1972. El C.I. puede ser realizado por cualquier persona. Su lenguaje emerge del contacto específico, del intercambio de peso con el otro y de fragmentos de movimientos mecánicos cotidianos, descubriendo posibilidades infinitas al potencial individual. Su crecimiento y desarrollo, dentro y fuera del ámbito profesional de la danza, es continuo.

El Contact Improvisación elástico.

Enraizada en Asturias aunque de naturaleza nómada, La Pecera Elástica dirigida por las bailarinas Mónica Cofiño y Mariate García, es un proyecto para la formación, investigación y difusión de la danza contemporánea e integra entre sus ámbitos de actuación el Contact Improvisación.

Esta vía abierta para la práctica se ha ampliado e intensificado recientemente con las propuestas del performer alemán Olaf Kehler, como antes lo hiciera con Carolina Becker. La Pecera como espacio más amplio dedicado al intercambio y desarrollo artístico de la Creación con el cuerpo, ha contado entre sus sinergias recientes bailarinxs y coreógrafxs esenciales de la escena contemporánea, como Carmen Werner, Elena Córdoba y Olga Mesa.

El trabajo de Olaf Kehler se conecta con el de algunos mitos de la danza de las últimas décadas, como David Zambrano, Lisa Nelson y Steve Paxton. Es co-fundador y director artístico del Centro de Investigación y Creación Cultural L’mono en Bilbao, donde entre otras actividades imparte clases regulares de danza contemporánea y Contact Improvisación. También organiza cada año el FIM, Festival de Improvisación Multidisziplinar. Como artista su investigación se ubica en el territorio de lo improvisado.

 El origen de esta historia

Como todas las artes, la danza experimentó a lo largo del siglo pasado un intenso proceso de emancipación de sus raíces clásicas. Jalonado de  guerras mundiales y genocidios de distinto calado, el XX fue un siglo donde el horror y el dolor alcanzaron cotas hasta entonces desconocidas.  Los valores anhelados por la Ilustración en el XVIII y alimentados en el XIX, que aspiraban a disipar las tinieblas de la Humanidad mediante las luces de la Razón se desmoronan.

Surgen formas menos encorsetadas de expresión. La danza moderna y la postmoderna suponen una reacción ante la tradición clásica del ballet, abriendo la puerta a influencias latinas, africanas y caribeñas, y desarrollando técnicas y estilos que aportaron nuevos caminos. Desde los movimientos libres de Isadora Duncan o Ruth Sant Dennis, a la respiración y el caminar como fuente de la improvisación de Martha Graham, se llegó con Merce Cunningham a la integración de la danza social, el ballet y la danza moderna.

La danza empezará entonces, y hasta ahora, a apellidarse Contemporánea. En los 70 la “Relajación Activa del Cuerpo” del “Release” (“liberar” en castellano) nacida en el contexto de la nueva danza, proporciona algunas de las nociones que serían definitivas en el surgimiento del C.I.: la conciencia profunda del cuerpo y de sus estructuras osea y muscular, la optimización de la energía, o la meditación.

El entendimiento de la danza como movimiento orgánico

Steve Paxton (Arizona, 1939) bailarín y coreógrafo experimental entrenado en parte por Merce Cunningham, creía que incluso un bailarín inexperto podía aportar a las formas de la danza. En 1972 junto con un grupo de bailarinxs, desarrolla un nuevo lenguaje tomando elementos de disciplinas dispares como el Taichi, el Aikido, la danza social, el deporte y los juegos de niñxs.

“Estaba intentando entender qué es lo que aporta integridad al movimiento”

Usualmente realizada en dúos que establecen un diálogo de movimientos a través de un punto de contacto.y lo que encontró fue la forma que surge en lugar de la forma impuesta o buscada. Se apoya en nuevas formas de afrontar las leyes físicas del rozamiento, la gravedad y la inercia.

Usualmente realizada en dúos que establecen un diálogo de movimientos a través de un punto de contacto.

Es un juego en el que ganan todas las partes. No genera perdedores. Ignora el género, tamaño, y otras diferencias. Ningún coreógrafx la dirige.

Ir más allá de la llamada de la gravedad

Es posible superar la tercera ley de Newton.

La consciencia del contacto con la tierra fue uno de los primeros y principales ejercicios de entrenamiento. La mente atenta en el aquí y el ahora, observa los sutiles movimientos del cuerpo para evitar su caída.

Esta danza mínima equivale a una forma de meditación que calma y prepara cuerpo y mente para la interacción con el otro.

La concentración en la percepción interna del movimiento y en el contacto con el otro, más que en coreografía, se convierte en lenguaje en construcción y experimentación.

Se oyen los reflejos que se producen en el rozamiento y lo que se escucha es anterior a las palabras, más rápido que el pensamiento consciente. Entonces se produce la improvisación donde cada sesión propone nuevas situaciones.

La gran danza comienza. Los movimientos propios estimulan y son a su vez estimulados por los del otro. Ésta es la base del dialogo cuyos códigos son desde sutiles toques hasta la transferencia del peso de toda la masa corporal.

A cada acción ejercida por un cuerpo le sucede no sólo una reacción proporcional en el otro cuerpo (ley de acción y reacción) sino que son posibles varias y diferentes reacciones.

El espacio se vuelve esférico, desaparecen las esquinas, transformando radicalmente la arquitectura de la escena.

El vocabulario del C.I. no sólo no está cerrado, sino que continúa alimentándose, como desde un principio, con la integración de nuevos bailarines procedentes de otras disciplinas como el alpinismo o el yoga. Quienes lo practican se reúnen regularmente para investigar con diferentes parejas y grupos, en las llamadas “Jams”.

TG Facebook Comments

One Comment

  1. Pingback: danza contact en parada13 pedrun de torio | Parada 13

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *