cooperación — 6 junio, 2011 at 13:08

Cooperación: memoria colectiva y desinformación

by
Acabar con el comercio de esclavos  provocó en 1840 una movilización que dio lugar al nacimiento de las Organizaciones no Gubernamentales. Desde entonces ha crecido su número e influencia en las políticas nacionales y en las relaciones internacionales.
Actualmente, tras observar el rumbo tomado por los países llamados del primer mundo, muchas de estas organizaciones se cuestionan el propio término «desarrollo» y su modelo de gestión.

«Le hemos dedicado mucho tiempo al ‘quienes somos‘» es complicado definirse, cuenta Roberto con sonrisa traviesa. Hace cinco años que se incorporó en ISF Asturias, pero Ingeniería sin Fronteras existe desde 1992, como ONG dedicada a proyectos de Cooperación que sitúan la tecnología al servicio del Desarrollo.

La de Asturias fue una de las primeras asociaciones  en crearse junto con la de Aragón y Madrid. Después le seguirían Barcelona y Valencia, y dos años después, en 1994 llegan a constituirse en la «Federación Española de Ingeniería sin Fronteras».

Ahora ya son 90 los que integran este complejo entramado de hilos que derivan en líneas estratégicas, que funcionan por grupos de trabajo, de forma asamblearia, abiertos a la participación y dónde todo el mundo tiene derecho a votar. Uno de eso grupos es el integrado dentro de CODOPA y una de las fórmulas de participación es a través de proyectos de fin de carrera solidarios con alumnos y profesores.

“La Cooperación quema mucho”,  me dice y vuelve a sonreír.  Su rostro cambia y se vuelve  abstraído cuando habla del grupo de ayuda humanitaria en el Sáhara. “También hay uno en Angola. Cada proyecto tiene un blog“. Los planes siempre son a largo plazo y se inician tras un período previo de visitas en las que se investigan los mecanismos de intervención más indicados a cada situación. Factores sociales, económicos, culturales, éticos, técnicos y ambientales son valorados para desarrollar programas integrales. En los proyectos siempre hay un componente de género tan importante como desafiante en muchos países donde la igualdad está aun muy lejos de ser realidad.

“Los mayores resultados son los que se operan en la gente joven que se integra en la organización. Existe un entorno específico para quienes empiezan para favorecer la innovación y el aprendizaje. Como filosofía, pensamos que el trabajo voluntario de aquellas personas que ceden su tiempo para cambiar el mundo, es distinto del  trabajo de personal asalariado”

En España la Cooperación al Desarrollo es reciente si se compara con otros países europeos. La Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) se crea en 1988. Son muchas las Ongs que operan en Latinoamérica y desde hace poco más de una década también en África.

Sus iniciativas suelen centrarse en los países receptores de ayuda, sin embargo la etimología del término, “Cooperación” se refieren a la “acción simultánea de dos o más agentes que obran juntos y producen un mismo e idéntico efecto”.

“Frente a la tendencia mayoritaria en Cooperación de priorizar el trabajo en el Sur, sin base social en el Norte, nuestro modelo apuesta por lo contrario, la sensibilización en el Norte antes que la acumulación de proyectos en el Sur. No se trata de posicionarse moralmente por encima de nadie. Simplemente estamos apostando por este sistema, aunque los impactos sean pequeños y relativos. Somos una organización pequeñita”.

Campañas

Entre los proyectos de sensibilización, una de las campañas es “Explotación a precio de saldo“. Estrategia para tener presente y reflexionar sobre el papel que las empresas transnacionales tienen en la mecánica global que garantiza la “libertad de consumir” en una parte del mundo, mientras condena a la otra a “ser consumida en silencio”. Una propuesta cívica para hacerse consciente de lo posible, pero improbable si no es con una dosis de compromiso por parte de un amplio sector de la población. La capacidad de los consumidores para exigir a las empresas respeto por algo tan básico y fundamental, como inexistente para millones de personas en el planeta: los derechos humanos.

Otra campaña es la llamada “Yo reconozco a la República Árabe Saharaui Democrática” RASD. Una opción al posicionamiento ante uno de esos conflictos crónicos que mantiene a más de 200.000 personas en campos de refugiados instalados en el desierto argelino durante ya varias décadas.

Contradicciones

Que existen muchas contradicciones respecto a la Cooperación, lo pone de manifiesto que este mismo sea un país que destina cada vez más fondos a proyectos de desarrollo mientras fabrica y vende armas a países empobrecidos con luchas intestinas cruentas. “Existen muchas lagunas, grandes espacios vacíos de memoria colectiva y desinformación. Supone un campo de operaciones donde los intereses geopolíticos no están ausentes. La Cooperación Internacional es un mundo muy sofisticado, los discursos están muy pulidos. La política exterior y la Cooperación española van de la mano”.

Como pasa con casi todo lo que tiene que ver con lo humano, este ámbito no es una excepción, no es blanco, ni negro, es gris.

“Es además una realidad muy diversa, tanto como la sociedad dónde se desarrolla. El problema, o uno de ellos, es que no todo el mundo empuja con la misma intensidad ni en la misma dirección. Cuando las personas son el centro del proyecto, afecta mucho en las dinámicas de trabajo de las organizaciones el egoísmo, nepotismo, etc”.

“Los intereses personales están muchas veces por encima de las organizaciones. Para poder crear hace falta responsabilidad, compromiso y flexibilidad, muy impropia de la izquierda. También existe cierta competencia por los recursos y eso conlleva un montón de cosas, la peor es que no hay trabajo en red”.

En el ámbito de la Administración, ISF mantiene buenas relaciones, “por suerte la Agencia de Cooperación de Asturias lo hizo bien durante la pasada etapa, sentó las bases del código ético y desarrolló estrategias de pueblos indígenas y de género. La presente supone continuidad, lo cual tiene sentido y es importante”.

Contar con fondos propios

“Nos aporta cierta tranquilidad. Las donaciones, los socios y un local cedido permiten mantener la estructura y la independencia. Pero hay cierta incertidumbre de lo que viene tras las elecciones, aunque la Ley de Cooperación se ha fortalecido para que no dependa de los vaivenes de la política. Si gana la derecha, quizá tenga una percepción de este trabajo como “caridad” y eso cambie el discurso pero mantenga ciertas ayudas”.

Relación entre Cooperación y Universidad

“La tendencia a sofisticar el lenguaje poniendo nuevos nombres para viejas cosas y a la investigación asociada a la Universidad, especialmente en cuestiones de género, hace que se corra el riesgo de convertir la Cooperación en un tema académico”.

Respecto del trabajo en el Sur

“Tener un contacto real con la otra parte no es fácil, compartir objetivos no es sencillo. Y tampoco lo es encontrar personal cualificado. Para trabajar en esto lo ideal es reunir una combinación de cualidades muy distintas:  inteligencia, ser trabajador, tener empatía, generosidad. Ser cooperante es por lo demás un oficio duro. Por eso suele ser un mundo donde predomina la gente joven”.

Tercer Sector

“La situación de precariedad del Tercer Sector hace que la gente con mejores posibilidades y capacitación profesional prefiera trabajar en la empresa privada”.

Las cifras indican que se trata de un sector de peso, 110 millones de euros al año, 136.000 empleos creados y 11 millones de personas asociadas en España. Su labor como agente social dedicado a prestar servicios y asistencia a las partes más frágiles de la sociedad a escala nacional e internacional es esencial; y sin embargo cobran menos que el resto de los  profesionales de su área y las jornadas de trabajo son con frecuencia más largas.

La participación

“Las cuestiones estructurales, como son las que afectan al Desarrollo de los países y las personas que los habitan, implican un proceso; no cambian de hoy para mañana. La participación es esencial pero nada sencilla de lograr. No nace de manera espontánea, requiere cierta regulación. Como tal la participación es un concepto abstracto, llevarlo a la práctica requiere recursos, dinero y estrategias”.

TG Facebook Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *