periodismo — 9 mayo, 2011 at 18:46

De La Clave a la televisión basura

by
Todo un enigma que el director de uno de los programas mejor considerados en la Historia de la Tv española, José Luis Balbín,  explicó en Oviedo dentro del marco de las  I Jornadas de Diseño y Comunicación.  Lo hizo en una sesión cargada de anécdotas y referencias a una forma de trabajar actualmente  extinguida. La Clave sin embargo consiguió el sueño que hoy cualquier productora acaricia, paralizar un país frente a la pantalla del televisor.

He buscado y no he encontrado crítica alguna a ese espacio programado durante dos épocas y dos casas —entre 1976 y 1985 en la  TV pública y entre 1990 y 1993 en una cadena privada— y en ambas ocasiones con un amplio respaldo de la audiencia. Cierto es que no tuvo que competir con la multiplicación de canales presentes en la era digital, ni la rivalidad que para cualquier medio supone la presencia de la inabarcable Internet. Aun así su éxito sólo se explica por el trabajo bien hecho.

La Clave comienza a emitirse dos meses después de la muerte de Franco, con un formato  inspirado en un programa de la TV francesa llamado L’Dossiers de lécran. “A mí lo que me gusta es aprender”, confiesa J. L Balbín (Pravia, 1940) uno de los periodistas más emblemáticos y controvertidos de ese misterioso período conocido como la Transición española. “Teníamos un equipo de documentalistas que trabajaban en un tema durante varios días. Su trabajo pasaba después a manos de los políglotas. Ellos se encargaban de buscar cuales eras las voces de los expertos en esa cuestión a escala internacional”. La complejidad y la pluralidad en el tratamiento de los temas estaba garantizada.

“¿Por qué determinados personajes son héroes en un momento determinado de la historia y villanos en otro?” Fue una de las muchas preguntas que el equipo se hizo al enfrentarse a cuestiones siempre polémicas, dirigidas a un público dividido por una guerra civil y castigado por más de tres décadas de Dictadura. De su afán por lograr un diálogo sosegado entre sectores políticos y sociales enfrentados, dice bastante el hecho de haber sentado en el mismo plató a gentes tan antagónicas como La Pasionaria y Blas Piñar, en un ambiente de entendimiento y ausencia de crispación inconcebible en nuestros días.

“Al principio con la muerte de Franco, todxs querían una televisión pública abierta y plural”, recuerda Balbín. “todxs querían salir en La Clave. A medida que los políticos fueron ganando cuotas de poder y se abrieron nuevos canales y periódicos, las cosas cambiaron mucho. Periodistas y políticos comenzaron a hacerse amigos”. La necesaria independencia de los primeros frente a los segundos se quebró. Las consecuencias de ese intercambio de intereses continúan vigentes.

“Frente a la pérdida del enemigo común, lxs periodistas empezaron a tomar partido. Personalmente considero que aquellos periodistas que tienen una opinión política deberían hacerse políticxs. O se está dentro o se está fuera, pero no se puede estar en medio”. La autonomía, aún en la actualidad, se paga cara. “Mantengo relación con profesionales y altos cargos, me dan todos lo premios, pero nadie me ha llamado para trabajar”, reconoce Balbín, “me han echado de todos los medios creando las condiciones para que me tuviera que marchar”.

A las consecuencias iniciales de esa ausencia de criterio profesional se  sumaron otras que continúan degradando el ejercicio de este oficio.”Se ha llegado al punto en que una de las pocas opciones profesionales es trabajar en programas hechos con poco presupuesto y aun menos esfuerzo, que garanticen una rentabilidad rápida. Dicen que lo que se programa es lo que la gente quiere. Yo no estoy de acuerdo.

La Clave tenía muchísima audiencia, pero también había otros programas interesantes en la parrilla, como el de Félix Rodríguez de la Fuente o 1, 2, 3, donde el entretenimiento no estaba reñido con la cultura. Lo que si implican son costes y tiempo. Lo que hay ahora sólo se explica por cuestiones económicas. Si un programa no tiene unos buenos índices de audiencia en quince días se retira. En esas condiciones ni siquiera La Clave hubiera resistido”

“Cuando se abrió el debate de las televisiones privadas mucha gente pensó que era lo mejor para lograr una televisión plural. La realidad ha demostrado que no es así. Lo que hay son televisiones partidarias o sectarias. Con las autonómicas sucede lo mismo.  Siempre fui un gran defensor de la televisión pública, porque esa debería ser la televisión de todxs los españolxs. Hasta ahora no ha existido realmente una TV así.”

“El hombre tranquilo pegado a una pipa”, como le han llamado, responde a cuestiones planteadas por un público que oscila entre la juventud y la madurez.

“No importa si no llegas el primero, lo que si importa es que lo que cuentas sea cierto, los chismes, destrozan la vida de la gente”, “No es que sean bellas las nuevas reporteras, es que nos las hacen ver así”.

“La televisión en este momento tiene problemas importantes. La frivolidad está por todas partes, los deportes ocupan el espacio reservado a la información. Los que eran buenos han sido absorbidos por contenidos basura, y sus ingresos han aumentado en la misma proporción en la que ha  descendido su calidad profesional. En cuanto a lxs políticxs ya no quieren debatir. Fueron la ruina de La Clave”.

J. L. Balbín no pudo llegar a despedirse de su público. Coincidiendo con la proximidad de las elecciones y el referendum de la OTAN, el programa fue retirado de TVE  en extrañas circunstancias. El último debate pasó a la historia. Se realizó en un hotel de Madrid, dónde el que se convertiría años después en icono viviente de la TV pública, anunció a los numerosos periodistas convocados que la censura a la que había sido sometido por lxs socialistas no la había padecido ni si quiera con el régimen anterior.

“Aceptar que el de enfrente no es imbécil y puede tener una parte de la razón es el primer paso para que el diálogo se produzca”, aseguró a su audiencia. Esa fue precisamente una de las grandes lecciones de un programa que diecisiete años más tarde continua sin haber sido superado.

TG Facebook Comments

45 Comments

  1. A los que piensen que la lingüistica no condiciona nuestra forma de
    pensar, les sugiero que lean más a Noam Chomsky y menos a Lázaro
    Carreter. La lengua es un reflejo de nuestra idiosincrasia, y en
    ella están contenidas muchas cosas que llevamos en planos
    psicológicos inferiores a la consciencia, en el subconsciente, o en
    el inconsciente; entre ellas la discriminación de género. Es por
    eso que a ustedes el empleo de una forma heterodoxa para
    desambiguar el género, como la usada por Mónica, les parece una
    cuestión puramente de notación, una falta ortográfica, cuando lo
    cierto es que las implicaciones conceptuales van mucho más allá.
    Toda revolución debe empezar por el lenguaje; les sugiero una
    lectura, una obra considerada hoy en día de culto: “Los
    desposeídos” de Ursula K. Leguin; en ella se describe una sociedad
    anarquista que ha llevado la revolución al lenguaje; no existen en
    su idioma los pronombres posesivos, ni el verbo tener; nadie dice
    “mi libro”, sino “este libro”; no es ninguna sociedad utópica,
    pasan hambrunas, pero hay una diferencia sutil con el capitalismo:
    nadie come mientras otro pasa hambre. Les pondré otro ejemplo de
    despropósito lingüistico: la lengua asturiana llamada
    tradicionalmente bable ha tenido que desterrar esta denominación;
    la palabra bable quiere decir dialecto o jerga; to babble en inglés
    significa balbucear, por no hablar de la Torre de Babel
    ¿casualidad?; así pues, la palabra bable tienen connotaciones
    despectivas que se puede interpretar como “jerga de aldeanos”, o
    “balbuceo incomprensible”; la palabra, aunque no se use de forma
    despectiva (pues los propios defensores del asturianu la usaban, el
    movimiento social que dio origen al auge actual del asturiano
    denominado “surdimientu” -surgimiento en asturiano- se llamaba
    “conceyu bable”; y se utilizaban lemas como “bable nes escueles”
    -bable en las escuelas-) tiene un origen capcioso, digamos incluso
    vicioso, y lo lógico, más que perseverar en el error, que es lo que
    proponen ustedes (como si las reglas lingüisticas fueran algo
    eterno e inmutable) es corrigir este tipo de discriminaciones, en
    este caso cambiando el nombre por las denominaciones actualmente
    admitidas: asturianu o llingua asturiana. A fin de cuentas, si la
    lengua de Galicia es el gallego, la de Euskadi el euskara, la de
    Italia el italiano y la de Japón el japonés, no creo que sea
    descabellado llamar a la de Asturies asturianu. Y por último, las
    normas lingüisticas son pautas para el buen entendimiento, no
    significa que deban seguirse a rajatabla, sino que en ocasiones,
    inclumplirlas, modularlas, o sáltarselas a la torera enriquece la
    comunicación (sobre todo, pero no sólo, en literatura). Dado el
    hecho de que comunicar es en sí mismo un acto creativo, las reglas
    podemos adaptarlas a nuestro discurso, adjetivando o verbificando
    nombres (como se hace mucho en inglés) o acuñando nuevos términos,
    que a día de hoy existen y tienen un significado muy preciso,
    aunque el DRAE no los recoja, como por ejemplo “conspiranoia”,
    “precuela” o “serendipia”. Sobre el artículo acerca de Balbín, me
    ha encantado. “«Se ha lle­gado al punto en que una de las po­cas
    op­cio­nes pro­fe­sio­na­les es tra­ba­jar en pro­gra­mas he­chos
    con poco pre­su­puesto y aun me­nos es­fuerzo, que ga­ran­ti­cen
    una ren­ta­bi­li­dad rá­pida. Di­cen que lo que se pro­grama es lo
    que la gente quiere. Yo no es­toy de acuerdo.” Touché; se programa
    lo que conviene a las cadenas, o a los poderes a los que sirven, no
    lo que quieren las audiencias, ni lo que les conviene (porque son
    cosas absolutamente contrapuestas).

  2. Bien por Balbín, bien por el artículo-reportaje y bien por el uso
    del lenguaje no sexista en esta revista digital. Yo, como Mónica,
    soy española, no español, soy socióloga, no sociólogo, pero además
    podría ser ni lo uno ni lo otro y no querer definirme por el sexo
    y/o el género. A eso se refiere la “x”, señores (porque, son todos
    señores los que han abierto esta polémica, ¿no?). Me suena a los
    mismos patriarcales de siempre defendiendo a la “madre lengua”.
    Paradójico… Solamente una mujer, defendiéndose a capa y espada de
    los dragones lanzafuegos que pretenden quemar el cambio social que,
    claro, empieza, como no por el lenguaje, que es con lo que PENSAMOS
    TODAS Y TODOS. Lo siento, pero no me veo representada en la palabra
    “españoles” pero sí en “españolxs”. Gracias a CUSÁMACO por su
    labor.

  3. jorgematuri

    Recorde a Poe mientras leia las opiniones vertidas mas arriba y
    busque el cuento.
    http://es.scribd.com/doc/45142175/Edgar-Allan-Poe-X-en-Un-Parrafo#source:facebook
    “Lo sucedido suele ocurrir a veces en las imprentas; no puedo decir
    por qué, pero es indudable que cuando ocurre algo así, casi siempre
    se echa mano de la x para sustituirla letra que falta. Tal vez la
    verdadera razón es que la x es la letra más abundante enlas cajas,
    o al menos así se hacía en los viejos tiempos, para que la
    sustitución en cuestión fuera una cosa habitual entre los
    impresores. Bob, por su parte, consideró heterodoxo el emplear
    cualquiera otro de los caracteres en un caso semejante, que no fuese
    la x, a la que se había acostumbrado.—Compondré este artículo con x
    —se dijo a sí mismo, mientras lo leía asombrado—; pero este artículo
    se trata de una broma, por la cantidad de oes que lleva: nunca
    he visto tantas.Y así empleó firmemente la x, y lleno de x fue a la
    prensa. A la mañana siguiente la población de Nopolis se quedó
    atónita al leer en La Tetera el extraordinario artículo de
    fondo:…” salud MTr

    • Gracias por tu aporte Jorge; además de quitar hierro al asunto, nos ilustras con el por qué del uso de ese tipo como comodín en la época de la fundición y nos proporcionas un rato muy agradable con su lectura.
      Salud
      (V)

  4. tiene toda la razón este hombre y poco más que añadir.

  5. maria sanchez

    hay una nota, hay una denuncia increible acerca de que socialistas,
    han censurado por cierto algun que otro programa…hay un cambio de
    epoca y un director ligado a un cambio donde se lo tacha de
    pasado…hay demas cosas que se me escapan, pero no se me escapa, a
    quien dice que pais!! de ignorantes!!, donde diria, que no hay un
    pais, sino un mundo, estamos llenos de informacion, pero el
    resultado por ahora camino a largo plazo…es nefasto…aprendemos
    mal, nuestro cerebro es solo capaz de captar la negacion de si
    mismo, sus rechazos internos, ete aqui el tema que copo los
    comentarios, fueron precisamente la letra x, y asi se libra el
    ignorante de dar una opinion, simplemente saca a la vista, un
    autoengaño. Los codigos son parte de la sociedad, y nada
    ansolutamente nada tiene que ver, ni la rae, ni la rah, ni el
    nagmiongorenguekio, pero si, un nuevo codigo, que no fragmenta ni
    intenta, englobar por chuleria barata, quiza se adapte a los nuevos
    tiempos que corren, entiendo vuestros argumentos, muchos de ellos,
    con un hermetismo aprendido; duele cambiar, millones de años
    tenemos, y las trancisiones nunca fueron faciles, solo se que
    existen para mi, el autoengaño, esa transaccion de mentiras con el
    projimo, nivel de conciencia, y mucho trabajo con uno mismo, por
    favor, no retardarse en insignificancias, porque finalmente se las
    hace grandes, esta no quita sino agrega, aceptar nuevos
    tiempos,nuevos codigos, podemos construir, por favor…

  6. Confundir una institución con la solera e historia de la RAE con la
    real academia de la historia tiene tela. No saber quien es “la
    Aido” no le va a la zaga. En la lengua castellana existe el género
    neutro y lo de las x me parece una aberración, y más aún que con
    los verdaderos problemas y discriminaciones que sufren las mujeres
    hoy en día, se pierda el tiempo con estas tonterías. Y sí el
    lenguaje tiene expresiones que son claramente machistas, pero el
    uso del género neutro no lo es. Por último, poner una cita
    entrecomillada de una persona y cambiarla, me parece aún más grave.

    • El ejercicio del periodismo, como cualquier otra actividad humana, es susceptible de ser siempre mejorado. Se pueden cometer errores, es más, sólo cometiéndolos aprendemos a no equivocarnos. Lo tremendo es que nos enseñan que “en boca cerrada no entran moscas”, así que calladitos estamos mas seguros de que nada ni nadie puede señalarnos con el dedo.

      Detecto en general, con honrosas excepciones, en aquellos que participáis comentando, un cierto afán de revancha, una necesidad casi compulsiva de desacreditar al otro y una mas que preocupante incapacidad para formular la divergencia de opinión desde el deseo de aportar o contrastar.

      Supongo que la forma en la que el debate de las ideas se desarrolla es algo importante. Supongo que en la medida en que logramos hacerlo sin humillar al otro nos fortalecemos todos. Supongo que es cuestión de tiempo que los y las que hoy consideran que los cambios vienen desde las instituciones se den cuenta de que la renovación de la sociedad, su crecimiento y su evolución, nunca, nunca, nunca, parten desde arriba.

  7. No se si usted, PINCEL, está capacitado para hacer comentarios si
    no sabe quién es Aido. En todo caso la contumacia de la autora del
    texto y usted, defendiendo el uso de la “x” raya en lo infantil

  8. Bien, pero por favor deja de poner cosas como “todxs los
    es­pa­ñolxs” porque me duelen los ojos y tu pareces el primo tonto
    de la Aido

    • No se que es la Aido, aunque imagino que sea uno de esos subproductos de los que habla el texto de Mónica. Bajo esa premisa no me sorprende nada tu respuesta, ya que el nivel crítico que se puede alcanzar con su consumo continuado no da para mucho más de lo que has escrito.

      Por cierto el uso del insulto sólo perjudica a quien lo esgrime, ya que enfatiza su incapacidad para estructurar un discurso argumentado que avale sus ideas… que por cierto, tampoco se desprenden de tu comentario.

  9. y que mas da

    Solo decir que es cierto lo que dice este hombre. Yo por mi parte
    llevo meses sin ver la tele por que le he tomado asco, ya que la
    informacion esta manipulada y no hay mas que programas mierderos
    que no me enseñan nada. Prefiero leer en internet, un libro, ir al
    cine, echar un polvo, vamos, que hay mil cosas por hacer mucho mas
    interesantes que perder el tiempo viendo chorradas en la tele.

  10. El “señor” que escribió que Franco no era un dictador es
    catedrático de la Academia de Historia, no de la Real Academia de
    la Lengua que es la que, hasta el momento, no admite esos
    retruécanos que usted usa. Seguro que el admirado señor Balbín
    tampoco escribe así. Saludos.

  11. Pendergast

    Como curiosidad decir que la eleccion de las peliculas en La Clave
    corria a cargo de Carlos Pumares. Buen trabajo

  12. Yo incluso diría que también tienen que haber periodismo
    mercenario. El problema no es que lo haya, es que, no hay del otro.

  13. Por desgracia vemos lo que somos y somos lo que vemos, un país de
    pandereta y chiquilicuatre, porque aún quedan programas de un
    índole parecido y programas de documentales y documentación seria,
    pero la gente en su mayoría prefiere ver la basura tv que les
    distrae más, y así de paso la clase dirigente nos tiene bien
    distraídos, engañados, sedados y narcotizados…. en fín que
    lástima de país.

  14. Se te han colado un par de x por ahí en el texto. Pone “(…) la
    televisión de todxs los españolxs” cuando debería poner “todos” y
    “españoles”. Un saludo desde la Rae. El buenismo linguístico se
    pasa de ingenuo a veces… Aparte, muy buen artículo y muy cierto
    mucho de lo que pone en él.

    • No se me ha colado ninguna x, la he utilizado deliberadamente. La forma en que cada unx decide expresarse cuando se hace desde la consciencia plena es un ejercicio que ve más allá de la designación de la realidad a la que apela, alcanzando sus implicaciones. Dicho de otro modo, el lenguaje nunca es algo estático, a excepción de las llamadas lenguas muertas. El resto, las que están vivas, contienen en muchas de sus palabras más de un significado, de ahí su inmenso potencial. Capacidad que dicho sea de paso se ve con demadiada frecuencia mermada y coartada por los que se consideran propietarios exclusivos de lo correcto.

      Por cierto, era en la RAE dónde habia un señor que fué pagado con dinero púbico por escribir una entrada en un diccionario biográfico sobre un tal Franco verdad? Al parecer y contradiciendo el testimonio de cientos de miles de victimas no se trataba de un dictador y un genocida sino de alguien pelín autoritario….cosas del lenguaje. Casualidad va a ser que además también en la RAE haya otro señor que supervisó su trabajo y posteriormente comentó que le merecía gran respeto…cosas de la RAE.

      Dicho sea de paso, yo no soy español, soy española.
      Saludos cordiales.

      • Lo de Franco no era la RAE, era la Real Academia de la Historia, la
        RAH si se quiere. Personalmente la RAE no me importa mucho. Pero a
        mí me parece 1. que esas ‘x’ dificultan la comprensión del lector.
        2. que es inútil inventar el género neutro cuando ya existe.
        Ciudadanos incluye a hombres y mujeres, no hacen falta ‘x’, ‘@’ u
        ‘-os y -as’. Es que siguiendo esta lógica algún día habrá que decir
        ‘turistos’, ‘periodistos’ o ‘fascistos’. 3. que colar esas ‘x’ en
        citas textuales me parece que está al limite de la manipulación.
        Dudo mucho que el señor Balbín haya pronunciado “todxs que­rían una
        te­le­vi­sión pú­blica abierta y plu­ral”. Es que pronunciar
        “todequiss” o “todkss” queda raro en una conversación entre
        humanos. Como mucho diría “todos y todas”, que sí es pronunciable
        pero nos llevaría al punto 2. Por lo demás, gracias por su crónica.
        He aprendido mucho sobre ‘La Clave’, y de eso se trataba.

        • Partiendo de la base que desde los tiempos de Saussure la lingüística moderna es convencionalista, esta claro que todxs nosotrxs tenemos la capacidad de actuar de manera consciente para producir cambios en la misma.

          El hecho de que tú te aferres a un convencionalismo cuyos orígenes están en el patriarcado no significa que los demás deban hacer lo mismo, ni siquiera que eso te de derecho a reprochar nada a quienes no se ven sujetxs por ese convencionalismo al que tú te agarras con tanta ansiedad.

          Imaginemos el caso en otra convención social como el uso de la corbata, ¿qué justificaría que alguien agrediera verbalmente a quien no se ajustara a ese convencionalismo absurdo de ponerse un trapo de colores colgando del cuello? Oo

          • 1. Lo primero: ¿¡He “reprochado” yo algo!? Perdona, he expresado mi
            opinión, creo que con total amabilidad, como tú y la autora. Me
            parece legítimo querer cambiar el lenguaje, pero estas propuestas
            de cambio me parecen, repito, inútiles y peores que lo que tenemos
            ahora. No es tu opinión, vale, no veo dónde está el reproche.
            Tampoco entiendo tu metáfora de la corbata, donde hablas de
            “agredir verbalmente”, cosa que ni he hecho ni pienso hacer.
            Estaría bien distinguir entre discrepar, reprochar y agredir. 2.
            Sí, el lenguaje es una convención, y las convenciones sirven para
            compartir herramientas comunes. Esas convenciones establecen la
            existencia de un género neutro, que puede terminar en -o, -e, -a,
            en general. ¿Decir “turista”, “periodista”, o “fascista” viene del
            patriarcado? Pos vale. 3. Otra cosa a la que no se ha contestado:
            ¿os parece legítimo cambiar las declaraciones de alguien para
            fingir que se ha expresado como os gustaría que se expresase? ¿O me
            vais a decir que José Luis Bal­bín puede vocalizar ‘x’ entre dos
            consonantes y pronuncia “todkss” en vez de “todos”? ¿O es que las
            comillas son otra convención del patriarcado? Pregunto sin maldad,
            intento entender.

            • Evidentemente nadie ha cambiado nada de lo que va entrecomillado; la “x” como bien sabes aunque pretendas ignorarlo, hace una referencia directa a ambos sexos y no creerás, ni por un momento, que Balbín se refería sólo a uno de ellos… otra cosa muy distinta sería que hubiéramos puesto “todos y todas”; en ese caso si tendría sentido lo que comentas. Un saludo.

          • Y lamento mucho no conseguir saltar líneas. ¿Hay que poner o algo?

          • “aun­que pre­ten­das ig­no­rarlo” o_O. ¿Dónde pretendo ignorar el
            valor que algunos queréis conferir a la ‘x’? Estoy un poco harto ya
            de acusaciones gratuitas. No creo que Balbín se refiriera sólo a
            los varones. Por lo visto, tú tampoco, ni ningún lector sensato.
            Precisamente por una razón: porque todos sabemos que esta ‘o’ tiene
            valor de neutro y que cumple perfectamente su función. Ergo la ‘x’
            es innecesaria, o sea, prescindible. Insisto, en vuestros textos me
            parece legítimo usar el lenguaje que queráis, tan legítimo como que
            los lectores critiquen vuestra forma de escribir. Pero cambiar unas
            declaraciones para recuperar para vuestra causa gente ajena a ella
            me parece ya una manipulación. Balbín ha dicho “todos”, me aclaras.
            “Todxs”, ¿cómo se supone que hay que leerlo? ¿”Todos” también
            (entonces, es ínutil), “todos y todas” (entonces, transformas las
            declaraciones entrecomilladas), “todas” directamente (también)?

            • Niego la mayor. Tu planteamiento no se sostiene por ningún lado y en modo alguno desmonta mi respuesta. Entrando en el fondo del asunto, lo cierto es que el uso de la “x” en la revista es totalmente intencionado; abre un debate transversal y continuo en todos los temas tratados pues la presión machista sobre la mujer es una realidad diaria en todos los ámbitos de su vida en nuestro planeta.

          • Repito mi pregunta: ¿Cómo se suponer que hay que leer “todxs”?
            ¿Cómo se pronuncia? En cuanto a lo demás, “Tu plan­tea­miento no se
            sos­tiene por nin­gún lado y en modo al­guno des­monta mi
            res­puesta” es el grado cero de la argumentación: afirmaciones del
            tipo “Tengo razón y tú te equivocas”, sin argumento ninguno. Ya te
            he dicho que en mi opinión cada uno puede escribir como quiera si
            asume las críticas del lector. Si queréis escribir con ‘x’ porque
            lo veis una resistencia a la “presión machista”, pues alá vosotros.
            A mí me parece un error (lingüístico claro, pero también
            estratégico, creo que no sirve la causa que todos los humanistas
            defendemos, la igualdad entre hombres y mujeres), pero no es mi
            “revista”. Hemos expresado nuestros argumentos, se ve que no vamos
            a poneros de acuerdo, pero no pasa nada, los desacuerdos son parte
            de la vida. Lo que en cambio no me parece legítimo es alterar las
            declaraciones.

            • Bueno, ya nos dimos cuenta que tú aquí viniste «a hablar de tu libro», pero parece que no hay manera que te enteres que eso es en el piso de abajo (de muy abajo); aquí el debate está en la degradación de la programación televisiva. En cuanto al resto me remito a las argumentaciones que puedes leer en el resto de comentarios. Gracias por tus interesantes aportes 🙂

          • ¡Jajaja! Te recuerdo el contexto: yo respondía a un comentario de
            Mónica y tú respondiste al mío. Y ahora, en tu quinta respuesta, me
            acusas de “hablar de mi libro”. Es un poco tarde para hacerte el
            “dont’ feed the troll”, ¿no crees? Me ha gustado el intento, me ha
            hecho gracia y todo eh, pero no cuela. Además, el fondo del
            artículo ya lo mencioné en mi primer comentario en el que agradecí
            a la autora. En fin, los dos tenemos otras cosas que hacer y no
            creo que vayamos a llegar a un acuerdo sobre el tema de las ‘x’. La
            diferencia es que yo no necesito acusarte de nada para debatir o
            concluir el debate… ni dejo preguntas tuyas sin contestar.
            Saludos y suerte con la página.

        • la palabra ciudania si se refiere a ambos sexos, no ocurre lo mismo
          con ciudadanos, acaso se puede decir las ciudadanos, pregunto, no
          creo, ya que el articulo si es necesariamente sustituible para
          referirnos a las mujeres. no hay correspondencia necesaria entre
          los significados de una lengua y la clase de entidades
          extralingüísticas a las que se refiere, por ello la cuestion
          retrograda de negar el cambio y adaptacion de una lengua a las
          realidades sociales cambiantes es un imposible, en un medio no
          formal como este es absolutamente legitimo el usar formas menos
          formales, jaja, aparte de que la lengua en si ya tiene unos
          recursos para ser realmente neutros y referirnos a ambos sexos, y
          no estar anclaos en formas genericas irreales que han nacido de un
          uso social concreto de la lengua

          • Gracias Óscar por tu comentario. La polémica generada por esta cuestión, y la forma en la que algunos la han expresado llegando a lo vejatorio- motivo por el que algunos comentarios no han sido aprobados- indica que el libre pensamiento continua estando vacío de contenido para muchas personas, siempre demasiadas sea cual sea su número. Pues son los que se expresan y lo hacen con saña, mientras el resto, muchos más en términos cuantitativos, se calla.

            Aprovecho para dejar claro que todos los comentarios son bienvenidos, aquellos que están de acuerdo y los que no lo están también. De eso precisamente se trata, de debatir desde el respeto a la diferencia, justamente aquello que “La Clave” logró transmitir y que un puñado de años después parece arrasado por el pensamiento único en el que sólo vale lo que ciertas élites aupadas por décadas de desigualdad establecen como correcto y verdadero sin el menor pudor.

          • Estoy en desacuerdo con retorcer la lengua con ciertos pretextos
            sociales. A mi me suena al newspeak orwelliano. En el fondo, un
            pensamiento intransigente. Todo es más simple, desde las consignas
            políticas, la televisión, pasando por la utilización de la lengua
            en aquellos que están teóricamente en contra. Para mi, la igualdad
            tiene poco que ver con escribir mal a posta. Hoy Balbín no está en
            televisión por que el no hacia basura y hoy, es lo que nos toca
            sufrir. Sin embargo me temo que hay gente que le censuraría por
            hablar bien, por ejemplo. Para mi existe un poso totalitario en
            todo esto.

            • Estás en tu derecho de sustentar esa opinión, si bien la preponderancia del machismo en nuestro planeta no puede ser, honestamente, definida como «pretexto social».

              Lo que sí resulta realmente curioso, tanto que resalta como una mosca en un vaso de leche, es el hecho de que alguien que exhibe esa defensa a ultranza del purismo en el uso del Castellano, lo desprecie ostensiblemente usando un término en Inglés que fácilmente puede traducirse por «Neolengua» y además incorrectamente usado, ya que el nombre de un idioma, imaginario o no, como cualquier otro nombre propio se escribe con mayúscula… (desde luego en la RAE dejan entrar a cualquiera) xP

          • “el nom­bre de un idioma, ima­gi­na­rio o no, como cual­quier otro
            nom­bre pro­pio se es­cribe con ma­yús­cula…” Va a ser que no. Ni
            es un nombre propio (es un substantivo) ni va con mayúscula (cf.
            http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Convenciones_de_t%C3%ADtulos#Nombre_de_idiomas
            por ejemplo).

  15. Renato Descartes

    A pesar de que haya tratado el tema con bastante seriedad y rigor,
    no puedo dejar de pensar que es usted un ignorante y un profundo
    imbécil al incluir la frase: “por­que esa de­be­ría ser la
    te­le­vi­sión de todxs los es­pa­ñolxs”. Son personas como usted
    las que pervierten el lenguaje, lo ensucian y lo destrozan. Dejen
    ya de politizar un elemento de comunicación entre las personas.

    • Su falta de respeto por los que no piensan como usted le precede y le presenta. No tengo nada más que añadir.

    • A pesar de que escribes con la corrección ortográfica que tanto pareces admirar y tan poco ayuda a tener un mundo mejor; no puedo dejar de pensar que eres un ignorante, ya que ante un artículo que te interesa lejos de compartir con lxs demás tu opinión u observaciones al respecto para enriquecer la conversación, resaltas una cuestión baladí.

      Con razón dicen que cuando señalas la luna lxs imbéciles* miran al dedo.

      * La frase dice textualmente “lxs tontxs” pero he considerado que tu estilo se aplica bien aquí.

  16. Me cuesta muchísimo leer expresiones como “lxs” y “todxs”. Hace
    mucho daño a la fluidez del texto. Además no entiendo su uso
    (contraviniendo a la RAE) en un medio que se supone culto.

    • Como dice Foucault, el ser social se revela no sólo por la acción sino también por la palabra. Mónica empleando de esta manera la “x” para enfatizar que el sujeto es tanto masculino como femenino, nos está revelando un rasgo de su personalidad; no es más que un ejercicio de sociabilización. Una forma de enriquecer la comunicación contándonos algo más de manera transversal.

      Si esa personalidad que tras su uso del lenguaje se adivina te resulta ofensiva, sin duda alguna tienes un problema de inseguridad respecto al otro sexo ¿tal vez necesitas enfatizar el uso sexista del lenguaje para no sentir que el terreno que pisas se vuelve inseguro bajo tus pies? Es una pregunta retórica, no busco una respuesta, pero sí es necesario, en mi opinión, un auto-análisis profundo de tu propio ser, que te ayude a crecer como persona.

  17. ¿Se ha pasado la moda del usar la @ para denotar dos géneros?
    ¿Ahora mola más la X? Me parece perfecto que en tu artículo hagas
    lo que quieras con tu texto, pero si citas palabras textuales de
    una persona sería de buena educación respetar completamente el
    formato. Dudo mucho que el Sr. Balbín haya caído en semejante
    aberración idiomática.

  18. Disidencia

    Este fue el último programa de La Clave en A3 donde un asistente se
    acerca a Balbin y este responde: “no, que siga trevijano” Parece
    ser que este es otro debate que nada gustó al felipismo: Elecciones
    del 93
    http://www.youtube.com/watch?v=dLybeFcKRpg&feature=view_all&list=PLA5F9820BFDAD2D06&index=15

  19. Pingback: De "La Clave" a la televisión basura

  20. Estoy bastante de acuerdo con la explicación de Balbín del por qué
    hemos llegado a soportar una televisión basura, pero falta un
    razonamiento de por qué ahora no sería posible producir un espacio
    similar, y apunto que una explicación está en la falta de formación
    de una generación intermedia de políticos y periodistas en los
    mismos valores que nos guiaron entonces. Una prueba pude ser que
    allí donde ha habido alguna posibilidad de esa formación
    generacional no está todo perdido, y el que los informativos de TVE
    lleven dos años como líderes de audiencia no es gratuito. Pero la
    propia TVE ha prejubilado cientos de profesionales que tendrían que
    estar ahora en ese periodo de enlace, y por eso, salvando los
    informativos citados, el panorama es también desolador.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *