especiales, teatro y cine — 20 febrero, 2011 at 9:48

¡Fetén cumple veinte años!

by

«el público y la creación no están en crisis»

Hoy empieza todo. Del 20 al 25 de febrero, desplegadas por los diez espacios oficiales de la Feria Europea de Artes escénicas para niños y niñas, las 65 compañías seleccionadas ofrecerán más de 120 representaciones. Teatro, danza, adaptaciones de cuentos, circo, magia, títeres, marionetas, luz negra, teatro de sombras… un caudaloso manantial de imaginación y creatividad pensado para que pequeños y grandes compartan la experiencia de ver juntos el espectáculo.

Logotipo Fetén 20 años

En los próximos días por algunas calles de Gijón mezclados con sus caminantes habituales podrán verse otros muchos con un programa en la mano. Su principal preocupación será llegar a tiempo a la próxima función. Marián Osacar los conoce a casi todos. O como mínimo, tiene constancia detallada de los más de 500 programadores, distribuidores y representantes de asociaciones profesionales que asistirán a un verdadero aluvión escénico.

También más de quinientas fueron las solicitudes que desde julio comenzó a recibir y estoicamente a contemplar, la que hace ahora dos décadas inició y continua al frente de este complicado y fabuloso mecanismo que es FETÉN. Con cierto pesar recuerda que no sin dificultad tiene que seleccionar:

“Por cada una de las que viene, cinco o seis de idéntica calidad se han tenido que quedar fuera. No es un festival encubierto, fue feria desde el principio y de un producto muy sensible destinado a educar los sentidos como lo son las artes escénicas para niños y niñas”.

Marian Osacar, directora de Fetén

Actriz, directora y docente de teatro desde hace más de dos décadas entregada a la gestión, reconoce que haber sido cocinera antes que fraile le ha dado mucho perspectiva…

“Me tomo Fetén como un proceso creativo, como un aspecto más desde el que aportar contenido y sentido al diverso mundo del teatro”.

¿Existen otras ferias como ésta en España?
“Que se puedan comparar en tamaño existe una en Valencia y otra en Tárrega, esta última de gran trayectoria”.
En declaraciones anteriores afirmas que en Fetén niños y niñas son considerados como espectadores de presente y no sólo de futuro… ¿no siempre es así?

“Durante años se decía que había que preparar a los niños y las niñas para que fueran espectadores en el futuro. Nosotros creemos que son espectadores inteligentes y sensibles, capaces de comprender lo que se les muestra desde un escenario. El teatro infantil ya no tiene colores de parchís, sino que tiende a plantear aquellos conflictos que en un momento u otro de la vida se presentan nos guste o no, como la muerte de los seres queridos, la soledad, los miedos…”
En lo que se refiere al público ¿en que medida ha ido evolucionado?
Ha sucedido algo curioso y es que muchos padres y madres que carecían por completo del hábito de acudir al teatro se han ido aficionando a medida que venían acompañando a sus hijas e hijos. Con lo cual lo que esta sucediendo es que estamos incorporando al adulto como espectador.
Personalmente no entiendo como a veces algunas personas pueden decir tranquilamente que no le gusta el teatro.
Puede no atraerte determinado estilo o tendencia, pero estar convencido de que nada te va a interesar es tanto como decir que no te gustan las exposiciones, nadie con un nivel cultural medio se atrevería a afirmar algo semejante.
También has comentado que existe una fractura en el público entre los 12 y los 25 años. Que es lo que puede estar sucediendo, así como existe un contenido específico para el público infantil, existe también para jóvenes y adolescentes?
Lo cierto es que hay poca creación específica para adolescentes, aunque lo que hay es bueno. Es posible que a determinada edad los jóvenes se alejen del teatro, aunque antes hayan estado habituados a ello. Algunas estadísticas indican que al cabo de unos años acaban regresando. Quizá haya que comprender y respetar que hay épocas para todo.
Desde tu dilatada trayectoria observando el trabajo de muchas compañías, cuáles son las tendencias en el lenguaje escénico de los últimos años?
Por encima de todo cada vez hay más mestizaje entre los distintos lenguajes y artes: proyecciones, instalaciones… toda clase de expresiones cohabitan en el escenario.
Por eso este año hemos cambiado, aunque no el nombre, porque FETÉN ya es un sello, si la definición de la Feria, que antes era de teatro y ahora lo es de artes escénicas
 
Si bien esa fusión es algo generalizado de la expresión artística contemporánea, en este sentido el teatro infantil va por delante, ya que es precisamente la creatividad su tarjeta de presentación. A diferencia de cierto tipo de teatro para adultos donde la fama de los intérpretes puede llegar a atraer a un público numeroso.
Has mencionado también la necesidad de transmitir el valor del tejido cultural que ha costado levantar las tres últimas décadas para poder seguir adelante…
Hace 30 años sólo en Madrid y en Barcelona existía tejido cultural, a nivel autonómico no había nada. En todo este tiempo al calor de los apoyos prestados por los ayuntamientos y centros municipales el número de compañías se ha ido multiplicando de forma exponencial. A día de hoy una parte importante de ese tejido está en peligro, si no somos capaces de transmitir su enorme valor como industria y como sector que intervine en la construcción intelectual de las personas.
Si bien hasta ahora se ha podido mantener una cierta forma de funcionar, en lo sucesivo habrá que reflexionar bastante sobre cómo reestructurar el sector. Tenemos que ser capaces de crear fórmulas mixtas de financiación para reducir la dependencia de las subvenciones. Y por su parte el público tiene que entender y valorar que el teatro es un proceso artesanal que tiene unos costes.

Lo positivo es que el valor de los espectáculos en vivo no ha disminuido, quizá porque no pueden ser sustituidos por ninguna pantalla.
Por otro lado actualmente la mayoría de teatros cuenta con una programación estable de funciones en abierto para toda la familia.
 
Un tema interesante que también has puesto encima de la mesa son las posibles aplicaciones de las técnicas teatrales dentro del ámbito educativo. ¿Se está integrando el teatro en las escuelas como herramienta para el desarrollo de las habilidades de expresión?
Como materia dentro del aula la presencia del teatro no sólo no ha ganado terreno sino que lo ha perdido. En la antigua Logse había unas horas dedicadas a la dramatización, pero no eran impartidas por profesorado especializado sino por docentes de otras materias. Finalmente la expresión corporal como parte de la formación artística se incorporó en la educación física.
Cuando yo estudiaba interpretación ya se planteó ese debate, pero desde la administración se argumentó que no existían suficientes profesores como para dotar a todo el sistema educativo.
La idea no prosperó en parte también porque la mayoría de los que estaban en la escuela de teatro estudiaban para convertirse en actores y actrices.
Actualmente la cuestión continua pendiente. Aunque existen experiencias piloto muy interesantes, como la de una escuela que enseña todos las materias a través de la creación de una ópera. De este forma se aprenden por ejemplo las matemáticas a la vez que realizan un presupuesto.
El teatro debe entrar en las escuelas, no para formar futuras estrellas, sino para mejorar las habilidades de comunicación, cada vez más importantes para manejarse en este mundo y especialmente en el mercado de trabajo. En definitiva el teatro tiene mucho que aportar para completar la formación humana.
Y por último, Fetén quiere abrirse a Europa…
De momento la participación de programadores extranjeros es casi testimonial, pero sin duda atraer programadores europeos es uno de nuestros retos de futuro para el que será necesario destinar importantes recursos.

TG Facebook Comments

One Comment

  1. Pingback: Tweets that mention Fetén cumple 20 años! -- Topsy.com

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *