especiales, teatro y cine — 6 Marzo, 2011 at 23:18

Fetén después de Fetén

by
El teatro, un espacio-tiempo extracotidiano que abre las puertas al placer  del conocimiento, pasó por Gijón mostrando  mil y una caras. Las que posee actualmente la creación escénica para niños y niñas.
Días de gloria para la imaginación y el encuentro. ¿Todo se ha terminado?

Durante la intensa e inmensa semana que duró FETÉN, dos horas y media antes de que se abriera la taquilla del Teatro Jovellanos, una larga cola se organizaba diariamente. Un año más, y ya van veinte, esta Feria y Festival que ha pasado de ser de teatro a ser de artes escénicas para niños y niñas, ha logrado que decenas de almas se tomen la mañana con calma para conseguir sus codiciadas entradas.

La Cola. Mañanas con calma.

Cuando apenas quedan señales de  aquel remolino de personajes traídos de la imaginación… ahora que todxs se han ido ya,  se trata de recomponer.  De fabricar un collage con trozos de memoria y de reflexión compartida que permita observar el  entramado cultural, social y económico, tejido de público, compañías, programadores y distribuidoras que es FETÉN. Sin olvidar el equipo humano y profesional que lo pone en pie.

¿Cuantos añitos tiene… el público?

En cierto periódico de tirada nacional, cierta periodista con nombre de flor espinosa, sí, Rosa Montero, comienza una de sus lúcidas reseñas literarias rescatando del olvido las palabras de un poeta romántico inglés: “el niño es el padre del hombre” William Wordsworth (1770-1850). Años más tarde el celebrado padre de la psicología moderna S. Freud (1856-1936) empleó la misma frase para sugerir la prolongación de la mente infantil en la mente adulta.

Tal vez conscientes de ello o no, generaciones posteriores protagonizan un curioso fenómeno que atraviesa la realidad de las artes escénicas para niños y niñas en este país.

Incontables madres y padres que en su día apenas pisaron un teatro por estar reservados sus asientos a las clases acomodadas o por las razones que fuere, actualmente no dudan en llevar a sus hijas e hijos a una representación, y ya de paso con la excusa se llevan también a sí mismos.

No en vano estamos instalados en el S. XXI y como diría recientemente la filósofa española Amelia Valcarcel: “nuestra sociedad es la sociedad más educada que haya existido nunca, sabemos y podemos procesar mucha cosas…”. Parece razonable concluir que una educación generalizada ha dado lugar a una coyuntura como ésta.

Y es que las artes escénicas infantiles están resultando ser la puerta de entrada al teatro también para muchos adultos; toda una corriente de pensamiento dentro del teatro hace más de una década que lo viene señalando. Para el autor, actor y director argentino, Hugo Midón,” no hay diferencias entre el teatro para niños y el teatro para adultos y, por lo tanto, sus procedimientos deben ser idénticos. Mi maestro Ariel Bufano, decía que el arte era igual para todos: “Una rosa es una rosa tanto para un niño como para un adulto”.

Quizá en parte por eso o no,  a menudo y por simplificar —manía esta presente en todos los ámbitos de la actividad humana— se le llama público familiar a aquel que acude al teatro destinado a la infancia y la juventud. Hay quien se adelanta varios pasos y habla de públicos y hasta de contrapúblicos. Hay quien sugiere que el público es ese gran desconocido o más bien el gran imaginado…  nunca consultado para influir en las políticas culturales y/o en las prácticas artísticas.

En cualquier caso como apuntó Lucina Jimenez en “El Lado Oscuro de la Sala”, en esta sociedad hipertecnologizada, para que el público se desarrolle como tal, en todas sus formas posibles, se hace necesario establecer pautas dirigidas a cultivar sensibilidad. Requisito este indispensable para conmoverse frente a la creación. La búsqueda de nuevos lenguajes, que desde hace unos años marca la dirección de las nuevas tendencias, “debe colocar a la sociedad frente al espejo de su hedonismo… y crear y recrear la experiencia de la vida cotidiana”

Públicos

Talento, Creatividad y Valores a raudales.

En cualquier caso estamos con el infantil ante un género de teatro que ha experimentado un notable crecimiento en las últimas décadas y en el que no todo vale. Un género en el que es la creatividad, y no el glamour de actrices o actores, su mayor credencial; que finalmente es disfrutado por todas las edades y gracias al apoyo de la administración, para todos los bolsillos.

Abarca una parcela de las artes escénicas en la que el entretenimiento no esta reñido con el aprendizaje. Tampoco con la calidad de los elementos que intervienen en el montaje, que siendo con frecuencia escasos, consiguen adquirir vida propia; pues se trata de una experiencia plástica que educa los sentidos y alimenta la inteligencia, empezando por la historia, pasando por los personajes, vestuario, música, voz, iluminación, etc.

Y de todo esto da prueba FETÉN como plataforma de exhibición dónde es posible contemplar desde una nutrida variedad de adaptaciónes más o menos libres de los clásicos, a la puesta en escena de obras escritas por dramaturgxs contemporánexs. A la primera categoría responde “Cyrano de Nueva Orleans” de Uroc Teatro.

Musical dirigido por Olga Margallo, quien reconoció tener muy en cuenta los comentarios de su hija, en el momento de pensar sus obras. Quizá en parte por ello ha resultado ser una excelente combinación de ingredientes: interpretación, música y vestuario; sostenidos todos por una adaptación brillante de Cyrano de Bergerac del dramaturgo neoromántico francés Edmond Rostand. Un drama que explica con sencillez —tarea nada fácil— el despropósito de vivir cuando uno no se atreve a ser quien es.

Otra producción donde la calidad está muy presente es “Juan Sin Miedo” de Egos Petits, a cargo de una hornada de jóvenes actores y actrices formados en el Instituto de Teatro de Barcelona. Adaptación también esta muy libre, del cuento de los hermanos Grimm, dónde se combina títeres y teatro musical, y en el que las voces que dan vida a las marionetas merecerían ser nominadas en una categoría aparte.

La  pieza, Oxímoron, presentada en Gijón por la Cía de Jordi L. Vidal, es interesante por la combinación de danza teatro y clown, apoyada en el gesto, cierta dosis de improvisación y la ocupación del espacio público desde lo sutil y lo pequeño. El director de la joven compañía de navarra Yarleku presentó “La Isla de Yul”, una historia sobre el miedo, la muerte, la soledad y el valor, donde sucede lo imposible.

O “Soy Solo”, de la  andaluza LaSal, en el que de nuevo la soledad es enfrentada por su joven protagonista con audacia y grandes dosis de imaginación. Para lograr un mayor calado en su público esta compañía viene desarrollando una inteligente línea de trabajo mediante un diálogo con los peques en las aulas, previo a la función, y otro posterior en el propio teatro.

También la portuguesa “Vice-Versa” de Victor Hugo Pontes, la británica “El Árbol de los Zapatos” de Pea Green Boat, y “Del Otro Lado del Árbol” de Elfo Teatro de Castilla-La Mancha, “Ellas Bailan Solas” de la vasca Pikor Teatro, por mencionar algunos (pero son muchos más), representan un botón de muestra del variado mosaico de caminos por los que transita la escena actual dirigida al gran público de lxs más pequeñxs.

Teatro Crossover

Causa o consecuencia de esa presencia cada vez mayor del espectador adulto en el teatro infantil, es que una parte importante de los temas que se plantean y su tratamiento han experimentado en los últimos años transformaciones radicales. Desde un mundo paralelo al del teatro, el editorial, recientemente le pusieron nombre al fenómeno de los contenidos culturales dirigidos para un público de edad indeterminada en el que caben adultos, adolescentes y niñxs: Crossover (cruce, en castellano).

En esta tendencia cuyos orígenes se pierden en la noche de los tiempos —pues siempre existió el mensaje sin edades—  se  podrían situar no pocos montajes a los que se ha podido asistir en FETEN; empezando por la obra que ha resultado ganadora de dos premios, mejor espectáculo: “El Refugio” de la Compañía La Rous y mejor interpretación femenina, Rosa Díaz.

Monólogo escrito y protagonizado por la misma Rosa, con la aportación musical del compositor Mariano Lozano, que pone el acento en eso llamado daños colaterales de una guerra. Relato  poético y crudo de la experiencia de una niña atrapada en un refugio, su deterioro físico y psicológico a medida que pasan los días y se suceden los bombardeos, el hambre, la soledad, el miedo… La puesta en escena  recuerda ese Buero Vallejo insuperable de “Historias de una escalera”. Sobriedad, verosimilitud y valor para enfrentar y ponerse en la piel de esa parte de la realidad que da pavor contemplar y aun menos exponer a la mirada de lxs que no saben que tanta crueldad es posible en este mundo.

Para la propia co-directora, Llanos Campos, la gente está acostumbrada al divertimento, pero cuando se cuenta una historia de verdad todo el mundo lo agradece y se sorprende.

Otro ejemplo de mensaje para todos los públicos, usen la talla que usen, es la hilarante aventura contada en “ El Fantástico Viaje de Jonás el Espermatozoide” escrita, adaptada y dirigida por el mismo Ángel Calvente de la Cía El Espejo Negro.

Comparte con la anterior la necesidad imperiosa de trascender la corrección para alcanzar la franqueza y la autenticidad. Los personajes de esta epopeya beben de la ocurrencia contínua. Tiernos y dulces unos, y antipáticos y meapilas otros, son los títeres que ilustran una singular carrera contrarreloj; aquella que comienza para Jonás, un peculiar espermatozoide, minutos antes de la eyaculación y acaba segundos después de llegar a su destino, el encuentro y fusión con el óvulo.

Metáfora esencial de la vida cuyo recorrido exige, nos guste o no, la superación de pruebas sucesivas que acaban con premio final, la integración con un todo más grande para dar vida a la vida. Mención especial merece en este montaje la iluminación, cuya capacidad de recrear ambientes absolutamente insólitos es sorprendente.

También la obra que puso el broche final del Festival, de la mano de Marta Almirall, con la compañía de danza contemporánea Roseland Musical, responde a esa naturaleza que rompe con las rigideces de la edad. Apuesta decidida por las nuevas fórmulas en la que lxs bailarinxs interactúan con las complejas imágenes de Franc Aleu en una nueva versión de Pinocho, el clásico de Carlo Collodi .

“A Pinocho le pasa en nuestra versión lo que le sucedería si viviera en nuestros días. Es una adaptación próxima y contemporánea que exige un alto grado de precisión en la danza para que se produzca la sincronicidad con la pantalla. El punto de partida fue la sintonía entre los artistas, no hay que producir por producir”.

Podéis consultar aquí el resto de los premios del Palmarés Fetén 2011

En torno a las compañías.

La pregunta era inevitable. La presencia de la Cía. de Jordi L. Vidal con sede en Bruselas planteó la curiosidad y la necesidad de saber cómo está afectando la crisis al teatro infantil en Bélgica. El coreógrafo, bailarín y director de su propia compañía confirmó lo que ya muchos sospechaban. Allí el panorama es distinto, el país ya está mostrando signos evidentes de recuperación y, con independencia de la crisis, siempre ha habido y sigue habiendo más dinero para cultura que aquí.

Uno de los tres clowns de la compañía de Oriolo and Estrés, admitió que esta resultando muy duro para muchos de los que están en el oficio abordar el presente.

“Tenemos menos funciones y además ganamos menos que antes por función. Es lamentable.”

Reflexionó sobre esos mega-centros culturales dispersos por toda la geografía española  que fueron construidos al calor de cierta bonanza económica y con frecuencia disponen de grandes espacios vacíos. Entre tanto, muchas compañías tienen dificultades importantes para encontrar lugares donde ensayar y/o presentar sus trabajos.

“No siempre se trata de dinero. Hay que cambiar el chip y últimamente se nota que se empiezan a replantear muchas cuestiones, como por ejemplo las compañías residentes, sobretodo en salas privadas. En este sentido las públicas van por detrás”

Del binomio aulas y teatro habló la presidenta de la Asociación Te VeoAna Gallego, quien presentó la Nueva Guía de Propuestas Escénicas para la Infancia y la Juventud. En ella se encuentra, además de un nutrido catálogo de producciones, un más que recomendable, necesario protocolo de condiciones para la exhibición en el teatro para niñxs y jóvenes.

Primordial es el apartado que figura al final de esta guía destinada, entre otros objetivos, a promover la programación con conocimiento y criterio. Se trata de una suma de poderosas razones por las que las artes escénicas deben llegar a las escuelas. El derecho de lxs niñxs a acceder a la cultura es la primera de ellas. Su expresión más genuina conseguida con esfuerzo son las campañas escolares, actualmente en peligro por la pésima coyuntura económica.

“A día de hoy,” recordó Ana, “estas campañas siguen representando para muchos niños y niñas de familias de bajo perfil económico y/o cultural la única oportunidad de acudir al teatro”.

Portavoces de COFAE se preguntaron, por qué la factura de las compañías de teatro con excesiva frecuencia importa menos que la del ladrillo. La morosidad de la administración es un secreto a voces que todos conocen. En los últimos tiempos sin embargo está alcanzando límites desorbitados que agudizan la fragilidad de una “industria” de naturaleza  singular, pues lo que “fabrica” se aproxima más a los sueños que a la industria pesada.

Sobre la importancia de FETÉN en el marco español, destacaron su labor y su valor añadido por ser una de las pocas ferias especializadas dentro del diverso panorama del Teatro en España. Para ilustrar hasta qué punto puede llegar el retraso en los pagos, Ángel Calvente, director de la Cía. Espejo Negro, señaló que acumula facturas impagadas desde hace dos años. Calificó de vergonzoso y desesperante tanta dejadez por parte de las instituciones encargadas de agilizar los pagos.

“No es justo, porque nosotros adelantamos el dinero para poder pagar sueldos, materiales, desplazamientos y un IVA desmesurado… pero nunca sabemos cuando vamos a recuperar ese dinero. Somos trabajadores como los demás”.

“La creatividad aún así sigue adelante, creamos sin saber qué va a ser de la compañía ni del espectáculo. Los políticos deberían dejar de mirarse el ombligo y cuidar un poco de la cultura. Un país sin cultura está muerto” añadió. FETÉN, para este autor y director, es la primera y más importante feria de estas características de todo el país.

“Participar es sinónimo de prestigio y además se ven buenos espectáculos y se aprende mucho.”

La veterana Marta Almirall de Roseland Musical, apuntó como parte de la complicada dialéctica entre creadores, público y agentes intermedios, que con frecuencia se saltan pasos dentro de las programaciones, y faltan espacios donde se programen espectáculos de alto nivel.

“El teatro y la danza para el público infantil se sigue considerado el hermano menor del teatro para adultos. Y no es así en ningún sentido, ya que su nivel de creatividad y de calidad es igual o mayor”.

Su impresión sobre el porvenir es que no existe ningún tipo de previsión de futuro y la revisión de la Ley del Mecenazgo está totalmente fuera de la cabeza de los políticos.

“Sólo existen dos caminos”, apuntó, “o se crea una fórmula de protección a la europea o se aplica la fórmula americana del patrocinio. En estos momentos no se está apostando por ninguna. Estamos además muy gravados por impuestos lo que no facilita en nada nuestra labor. Frente a esto por el momento no se ha hecho mucho”, reconoce Marta, “el profesional está demasiado ocupado en salir adelante”…

Nota: Dada la complejidad del tema, este reportaje se divide en dos partes. La primera entrega es ésta y está dedicada al público, al teatro infantil y a las compañías. La segunda estará enfocada en lxs programadorxs y distribuidorxs y en la necesidad de observar los cambios que este sector, como tantos otros de la sociedad contemporánea, está llamado a realizar.

TG Facebook Comments

8 Comments

  1. Es magnifico poder encontrat un reportaje que hable de la Feria,
    los que este año no hemos podido estar, (por culpa de la crisis),
    lo agradecemos mucho Un saludo Rosa Fraj

  2. Hola! Tambien me gusto mucho el articulo. Un saludo desde Belgica

  3. Muchas gracias por el artículo. Me gustaría ponerme en contacto con
    vosotros y saber quienes sois.

    • Salud Xoan; hasta que terminemos la revista (estamos «en construcción») lo mejor es que lo hagas a través de facebook o twitter. Intentaremos poner cuanto antes un formulario de contacto… pero es que se nos amontona el trabajo 🙂

      Gracias, le pone a unx las pilas ver que la gente se interesa por el proyecto que estás intentando poner en marcha 😉

  4. Cristina

    Me parece una crónica para despertar las conciencias sobre el
    fundamental papel de la cultura. Me ha gustado mucho. Espero
    impaciente la segunda parte. Un saludo,

  5. Muy bueno el artículo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *