medio ambiente, salud — 15 marzo, 2011 at 9:41

El huerto en casa

by

El acceso a los alimentos ecológicos es aún limitado, en parte por la pequeña cantidad de agricultores que practican este tipo de cultivos  y en parte por los elevados precios que alcanzan,  reservando su consumo a quienes disfrutan de un medio-alto poder adquisitivo.

Sin embargo, existen fórmulas que permiten saborear la superior calidad organoléptica de estos productos que no dependen tanto de los ingresos económicos como del interés y las ganas que se pongan en ello.  No, no estamos condenados, aunque las apariencias indiquen lo contrario,  a comer hortalizas cultivadas con abonos químicos y bañadas en productos fitosanitarios.

Terrazas, balcones y ventanas son espacios suficientes si son aprovechados para la creación de un huerto urbano. La buena noticia es que con sencillas macetas de no demasiada profundidad es posible obtener la mayoría de los tipos de hortalizas que requerimos cotidianamente en nuestra cocina.

Independientemente de las motivaciones expuestas existen además dos motivos de peso a favor de esta iniciativa : la recuperación del contacto con la tierra y sus ciclos, y las capacidades educativas que esa relación tiene para todxs, tengan la edad que tengan, entre ellas la comprensión de que todo desarrollo implica un proceso donde se requiere paciencia.

El artículo publicado por el ecologista malagueño Pepe Galindo, puede ser el principio del camino hacia un suculento pastel de verduras pero también el principio de otras facetas como el ahorro y la autonomía.

Las pautas para poner en marcha uno de estos huertos están ahí.

Pongámonos pues manos a la tierra… leer artículo.

En caso alguna duda podéis consultar aquí. 🙂

TG Facebook Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *