medio ambiente, salud — 22 Agosto, 2011 at 10:00

La dimensión planetaria de la alimentación: motivos para una agricultura natural

by

Camino en grano, de ñOCO Le bOLO • http://cristalrasgado.blogspot.com/

Camino en grano de Ñoco le Bolo
La escalada constante de precios de los últimos nueve meses y la vigente crisis humanitaria en Somalia dibujan un panorama tan preocupante como para llamar nuestra atención y aun más, nuestro compromiso. Según algunos expertos la agricultura orgánica, también llamada ecológica, podría alimentar a la población mundial. Su enorme potencial depende en buena parte de la conciencia de los consumidores.

El precio de alimentarse

Cereales tan básicos como el trigo han doblado su precio desde junio del pasado 2010, el azúcar está en alza constante. Los economistas advierten que los precios de los alimentos más básicos seguirán la misma tendencia a incrementarse.

Con la comida está sucediendo lo mismo que sucedió hace varias décadas con la información: su entrada en bolsa. Si en el segundo caso las consecuencias han sido devastadoras generando grandes monopolios de la comunicación y acabando con las pequeñas empresas informativas que garantizaban la diversidad de puntos de vista, en el primer caso lo que está en juego es aún si cabe mucho más grave.

Herramientas financieras como esta contribuyen a la especulación alimentaria y al incremento desmesurado del precio de los alimentos • consumehastamorir.org

La desregulación de los mercados durante los ‘90 y la posterior crisis de las hipotecas en el 2007 permitió que inversores dedicados a la especulación entrasen también en el mercado de las materias primas. Toneladas de alimentos a partir de ese momento son retenidos en colosales almacenes a la espera de ver su precio multiplicado. Se condenaba al hambre a una gran parte de la Humanidad. El número de personas con malnutrición crónica se incrementó en 75 millones en 2007.

Para la otra parte, la que no corre el riesgo de morir de hambre, el castigo es —entre otros— pagar cada vez más caro por alimentos básicos que además son tratados con agroquímicos para asegurar un crecimiento tan rápido como escaso en valor nutricional.

La agricultura convencional, por ende, hace ya tiempo que ha dejado de ser económica. Cierto es que los orgánicos tampoco lo son, pero por motivos muy diferentes.

El precio de la salud

¿Por qué motivo gastar más en un alimento si es posible conseguirlo más barato? es la recurrente pregunta cuando se trata el tema de los alimentos orgánicos. Si bien es cierto que pagamos más cuando optamos por productos naturales, ¿es su precio más alto? La respuesta es, taxativamente: no.

Un precio realmente alto es el que estamos asumiendo cuando consumimos productos cargados de dioxinas, con altos componentes de insecticidas y en la mayoría de los casos con unos niveles de vitaminas y minerales esenciales por debajo de lo recomendable. También resulta caro cuando tenemos que comer rápidamente el kilo de ciruelas, pongamos por caso, pues su buen estado, incluso dentro de nuestro nevera, es momentáneo.

Por un lado existe una demanda creciente de productos orgánicos debido en parte a la conciencia cada vez mayor de su calidad, pero también por la moda. En la medida en que empieza a existir cierta demanda, grandes empresas se apropian de la filosofía creando una línea de productos orgánicos como si se tratase de “delicatessen”.

Es lo que sucede en Inglaterra, donde es fácil encontrarse tiendas dedicadas a la venta de productos ecológicos a precios que quitan el hipo, sólo al alcance de una minoría.

En España la situación es otra. Si bien está situada entre los primeros puestos en términos de extensión de terreno dedicado a la agricultura ecológica, la demanda todavía es insuficiente y según datos oficiales el 80% de su producción se destina a la exportación. Aun así quienes desean dedicarse el cultivo ecológico encuentran grandes dificultades para adquirir tierra.  En el Sur, existen grandes parcelas de tierra en manos de pocas familias  y en el Norte aunque el terreno está más repartido, como consecuencia de la especulación inmobiliaria, muchxs propietarios prefieren dejar sus terrenos baldíos a la espera de que sean recalificados como urbanizables.

Un punto de vista científico

El equipo de la Dra. Mª Dolores Raigón, profesora de la Universidad Politécnica de Valencia ha demostrado, tras diez años de estudios comparativos con distintos alimentos, que las cualidades de los productos derivados de la agricultura natural son sensiblemente superiores, tanto las que se refieren a sus características organolépticas (sabor, aroma, color… aquellas que nos permiten recuperar el auténtico sabor de la comida) como las relacionadas con los nutrientes y los antioxidantes, de los que poseen mayor contenido que los convencionales.

Estos resultados confirman lo que otras investigaciones internacionales ya habían mostrado.

Si observamos el ciclo de conservación de dos naranjas, una convencional y otra ecológica, cuando la primera es una masa de hongo gris, la segunda apenas ha empezado a ser afectada. En el uso de fertilizantes y pesticidas está el origen del problema. Nuestra comida se ve debilitada por una cantidad tal de productos químicos que apenas le quedan defensas propias ante el ambiente.

Se hace inevitable mencionar que en estos productos, así como en los trasgénicos, está el origen de muchas de las enfermedades contemporáneas: asma, alergias y cáncer, cuyas tasas aumentan, y afectan a edades cada vez a más tempranas. Los numerosos estudios realizados dejan lugar a pocas dudas.

«Pese a que los productores de transgénicos quieran negarlo, sí tenemos más enfermos; uno ve en medicina estadística que se han quintuplicado los problemas de alergia, asma, enfermedades inflamatorias crónicas o cáncer, pero como estos alimentos no están etiquetados, los médicos no podemos hacer una relación de causa-efecto»

Flora Luna, presidenta del Consejo de Vigilancia de la Asociación Médica Peruana (mayo 2009. Lima – Perú). http://www.inforegion.pe/medio-ambiente/27356/
 

Otros motivos de peso

Aunque los alimentos producidos por métodos naturales contienen valores añadidos que, considerados en su totalidad, convierten la diferencia monetaria al adquirirlos en relativa a la hora de consumirlos, en el momento de crisis actual cualquier diferencia de precio se deja notar en las maltrechas economías familiares. Sin embargo en la medida en que la producción de alimentos orgánicos se expanda no solo su precio puede experimentar cambios, también el desequilibrado reparto de alimentos a escala mundial.

Estudios científicos recientes señalan que la agricultura orgánica no puede cubrir la demanda actual de las dietas occidentales, ricas en proteínas animales. Sin embargo, si puede proporcionar suficientes nutrientes para que la población mundial logre una dieta equilibrada, lo que obligaría a mucha gente a cambiar  hábitos que desde hace tiempo los nutricionistas vienen desaconsejando. Por si fuera poca razón ésta, hay otras de peso.

Aumentaría el empleo en zonas rurales ya que requiere entre un 30% y un 70% más de personal que la convencional. Pero además reduce el uso de combustibles fósiles.  Según un estudio reciente del Departamento de Agricultura del Reino Unido (DEFRA)  el 70% de la energía utilizada en la agricultura industrial se dirige a la fabricación de productos como los fertilizantes. Dado que los combustibles fósiles son finitos, su uso constituye uno de los motivos —junto con la especulación a la que hacíamos referencia al comienzo de este artículo— de que el precios de los alimento aumenten en progresión vertiginosa.

 

Sobre estas y otras cuestiones relacionadas con el acceso a los alimentos sanos y sus distintas problemáticas, CUSAMACO está preparando una serie de artículos y  pequeñas “píldoras” informativas que componen un pequeño “curso”, una serie de consejos para quienes estén interesadxs en el satisfactorio mundo de la producción de sus propios alimentos. Confiamos en que os aporte enormes satisfacciones.

A modo de introducción sirva esta pequeña relación de las que consideramos principales ventajas de la Agricultura Biológica.

Ventajas para lxs cosumidorxs

  1. Alimentación sana y equilibrada
  2. Seguridad alimentaria
  3. Cualidades organolépticas
  4. Desarrollo de la economía local

Ventajas para la Sociedad

  1. Mínimas emisiones de CO2
  2. Menor consumo de energía
  3. Recuperación de la economía rural y urbana
  4. Respeto a la biodiversidad y cuidado del medio

Ventajas para lxs productorxs

  1. Independencia de la industria de agroquímicos
  2. Independencia de las grandes cadenas alimentarias
  3. Precio justo
  4. Mantenimiento de sus tradiciones
Textos y Maquetación: Victor Montes y Mónica Boullosa
Fotografia Portada: Ñoco le Bolo

TG Facebook Comments

4 Comments

  1. Pingback: La dimensión planetaria de la alimentación: motivos para una agricultura natural « CORREDOR BIOCEANICO

  2. Pingback: La di­men­sión pla­ne­ta­ria de la ali­men­ta­ción: mo­ti­vos para una agri­cul­tura natural « CORREDOR BIOCEANICO

  3. Un gran artículo. Un buen argumento para cambiar los usos y
    costumbre en el mundo agrícola. Saludos

  4. Pingback: Un vistazo a crisis alimentaria, sus responsables, cómo afecta a nuestra salud y sus posibles soluciones

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *