arte, cultura — 25 Abril, 2011 at 7:30

La habitación de la carne, de Jorge Nava

by
Coincidiendo con la apertura del Centro Niemeyer, el día 26 de marzo de 2011 en la sala VORÁGINE de Avilés, Jorge Nava (Gijón, 1980 ), por primera vez exponía en público un mural con el evocador título de  “La habitación de la carne“. Obra con la que profundiza en su acentuaba tendencia a reflejar las zonas más oscurecidas de la existencia. En esta ocasión sin llegar a lo grotesco de trabajos anteriores como “Aditamentos”.

Cuenta en su haber con la experiencia de haber sido seleccionado en 2008 por la galería Altamira para presentar su obra en la Feria Scope Hamptons. Una cita que desde 2002 reúne en Nueva York distribuidores, conservadores y artistas prometedores de todo el mundo . Su primera exposición individual fue en el 2004, en la sala Borrón de Oviedo. Una instalación de unas cincuenta fotografías donde mezclaba ficción y documento. En ellas utilizaba imágenes de familiares, amigos, paisajes y bodegones.

“Lo que me empujaba tomar fotos era principalmente la emoción y una búsqueda de la verdad. La exposición no tuvo título pero con el tiempo la titulé “Todo lo mío”, comenta el propio Nava.

En esa primera exposición ya estaban presentes los temas que ha tratado después, el ser humano como centro de toda su obra y los géneros clásicos de la pintura: bodegones, retrato y paisaje como recursos.

“El mural de “La habitación de la carne” tiene bastante de bodegón. Aunque sea una escena en una habitación con figuras humanas, todo está organizado como si fuera un bodegón. Todo es mutable y metafórico”.

No, es su primer mural, hubo uno anterior realizado en el estudio como un experimento que sólo mostró a algunas personas, aunque más tarde lo consideró como proyecto expositivo. Con esta obra el que fue ganador del XVIII Muestra de Artes Plásticas del Ppado de Asturias regresa al espacio de lo sombrío. Su propuesta, cargada de símbolos y de oníricos presagios de infierno, apelan al sexo y al placer de manera directa. Y a una sociedad desquiciada y atormentada por otra.

Las imágenes y las ideas partieron del espacio y del título.

“Pensaba mucho en el color rojo, en una gran superficie de ese color. También me inspiré en el viaje que hice hace un año a Roma donde pude ver frescos romanos muy bien conservados que representaban habitaciones…me dejaron encantado por su belleza. Todas estas cosas mezcladas fueron la base. Normalmente no hago bocetos, pero para este trabajo realicé un pequeño dibujo que estructuraba el espacio del mural”.

Una alegoría en la que se dan cita cuerpos descabezados, ángeles y demonios y el espacio como escenografía.

Fotografía de http://dizydiaz.blogspot.com

“He ido captando cosas y las he introducido. Como por ejemplo una prenda que vi en un escaparate, ilustraciones eróticas, la relectura algunos textos del Marqués de Sade, pero sobre todo, la experiencia estética de los frescos romanos”.

El rojo y la belleza que puede transmitir desplegado en un espacio de tantos metros… una forma de darse cuenta de la impronta que llevan consigo los colores en lo cotidiano.

“Quería actuar con el color rojo de manera psicológica. Para mí es muy simbólico, y relacionado con la carne. En contraposición, los cuerpos que hay son de color blanco y de aspecto más fantasmagórico, transparente. Son como proyecciones de personas. Digamos que lo carnal, en “La habitación de la carne” es el espacio.

Maribel Sanchez, socióloga.
Entrevista a Jorge Nava. Música de Johann Johannson.
[audio:http://cusamaco.eu/glob/wp-content/uploads/2011/04/lahabitaciondelacarne.mp3|titles=Entrevista a Jorge Nava|artists=Música de Johann Johannson]

TG Facebook Comments

One Comment

  1. Una buena crítica a la religión y sus mitos. Enhorabuena 🙂

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *