medio ambiente — 21 Marzo, 2012 at 9:00

Nuevo impulso de relanzamiento nuclear

by
Mientras en otros paises bloquean los proyectos de nuevas centrales nucleares, en España el 15 de febrero de 2012 el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) aprobaba convocar ayudas a la formación, información y divulgación de la seguridad nuclear y la protección radiológica. Tres días más tarde el CSN daba el visto bueno para que la central de Garoña siga activa cinco años más.

Hay que añadir a este panorama la reciente eliminación por decreto ley de las ayudas para nuevas instalaciones de energías renovables. Decisión que ha sido contestada por diversas organizaciones de consumidores y empresarios con una carta entregada al Ministro de Industria y una campaña en las redes. En la misiva se exige al gobierno que abra con urgencia un verdadero debate social y político.

Proyecto Squatters • Contra-anuncios Más allá de rápidas y lapidarias sentencias, resulta complicado entender la negación de ayudas a unos frente a la otorgación a los otros. Las renovables han demostrado una capacidad de generación de empleo y por tanto riqueza muy superior las nucleares.

Además el informe «Un nuevo modelo energético para España. Recomendaciones para un futuro sostenible» publicado en 2009, aunque con escaso efecto práctico, ya sentaba las bases para ir cerrando progresivamente la centrales nucleares. Fue realizado por  la «Fundación Ideas para el Progreso», «macrofundación que integra a las Fundaciones ya existentes ligadas al PSOE  y desarrolla un nuevo think-tank progresista.», según su propia definición.

En este documento, solicitado por el gobierno del momento para valorar la política energética futura, se alcanzan una serie de conclusiones que conviene rescatar del caprichoso olvido.  No sólo la necesidad o no de estas ayudas recién aprobadas, también el aniversario de Fukushima hace escasos días, convierte este informe en materia de actualidad.

Enfriamiento de plutonio en el silo de una central nuclear. quantum-rd.com
Hay que recordar que al margen del ominoso accidente ocurrido en Japón, de cuyas consecuencias todavía se desconoce el alcance, la energía nuclear sigue presentando grandes interrogantes que desaconsejan su utilización masiva, los más relevantes suelen ser:
  • la escasez de uranio para abastecer la demanda mundial a medio plazo
  • el almacenamiento de los residuos a miles de años vista
  • la seguridad y proliferación nuclear
  • el enorme coste de construcción de las centrales, de hasta 7.000 millones de euros en la última planta que se está instalando en Finlandia, requiere que el Estado intervenga de una manera directa para obtener la gigantesca inversión necesaria.

Consideraciones del Informe

Centrales nucleares en España. Wikipedia.
Centrales nucleares en España. Wikipedia.

Son dos las conclusiones a las que llegaba el citado dossier de la Fundación Ideas, la primera  es que no es necesario construir nuevas centrales en España. La segunda, que las centrales nucleares existentes en España deberían comenzar a cerrarseal finalizar el período de las licencias existentes, tras 40 años de vida útil, teniendo en cuenta las siguientes 5 condiciones:

  • Seguridad: si alguna de ellas presentara problemas de seguridad debería cerrarse antes de la fecha de caducidad de la licencia.
  • Sustituibilidad: se cerrarán cuando haya fuentes de energía renovable alternativas que no produzcan emisiones.
  • Abastecimiento: se cerrarán cuando su sustitución no cree problemas de falta de abastecimiento energético. En este sentido es muy importante aplicar los recientes acuerdos entre España y Francia para facilitar la interconexión con Europa.
  • Gestionabilidad: se cerrarán para ser sustituidas por fuentes de energía alternativas que permitan una gestión adecuada de la demanda energética.
  • Competitividad: se cerrarán para ser sustituidas por fuentes de energía alternativa que sean igualmente competitivas.

Garoña y sus hermanas

El Consejo de Seguridad Nuclear, a petición del actual Gobierno del PP, ha acordado en cambio, que no existen motivos para no renovar la licencia a la central de Garoña. Si bien este dictamen no es vinculante y la decisión final dependerá de los datos que arroje la propia central antes del 3 de julio de 2012.

 

Según información filtrada por fuentes internas a la prensa en fecha reciente,  la situación de la central burgalense es muy delicada a raíz de las fuertes inversiones requeridas para que pueda operar hasta 2019. A ello  hay sumar nuevas instrucciones técnicas exigidas tras el accidente de Fukushima y extensibles a los otros ocho reactores con los que cuenta el parque nuclear español.

En el caso de Garoña, en funcionamiento desde 1970, concurren además las cinco condiciones previamente señaladas para su cierre.  Entre las que hay que destacar además de sale cara, su antigüedad, sus problemas de seguridad y la posibilidad de ser sustituida por fuentes de energía renovable, por lo que el estudio de la Fundación Ideas recomendaba al anterior Gobierno la no renovación de su licencia.

Para cerrar Garoña y cualquier otra central nuclear en el futuro, se indica además la necesidad previa de un Plan de Reactivación y Empleo para la zona. Para el resto de centrales nucleares debería prevalecer el límite de 40 años, sujeto a las 5 condiciones establecidas.

Si en algún caso fuere necesario prorrogar la explotación de alguna central se deberían tener en cuenta las subvenciones recibidas con cargo a los Costes de Transición a la Competencia (Ayudas al sector eléctrico destinadas a compensar el recorte de beneficios tras su liberalización).

Y establecer un nuevo mecanismo de retribución para la energía nuclear (en línea con lo propuesto en el Libro Blanco de la Electricidad) que debe ahorrar costes al Estado y liberar recursos económicos para fomentar la inversión en fuentes de energías renovables.

El envejecimiento del parque nuclear español

Porcentajes por tecnología de la potencia instalada en España a finales del 2010. Ciclo combinado (26,00%), Nuclear (8,00%), Hidráulica (17,00%), Fuel/Gas Oil (3,00%), Carbón (12,00%), R.E. Eólica (20,00%), R.E. Resto (10,00%), R.E. Solar (4,00%).
Potencia instalada en España 2010. quenergia.com

La nuclear supone aproximadamente un 6% de la energía primaria comercial y entre un 2 y un 3% de la energía final consumida.

Una cuota menor que la cubierta por las centrales hidroeléctrica y a un precio mucho más elevado. De no realizarse y a una escala significativa  fuertes inversiones en la seguridad y capacidad de sus instalaciones el descenso de la cuota de producción eléctrica nuclear será progresivo e inexorable.

Pese al empeño del actual gobierno y del acuerdo tomado por CSN, un parque envejecido que ha superado en media el ecuador de su vida de diseño, cuya producción apenas crece en términos netos, y por tanto es incapaz de dar respuesta al crecimiento de la demanda, sugiere que la industria nuclear tendría que ir camino de la desaparición.

Eso si, con unos tremendos pasivos correspondientes al desmantelamiento de las centrales y la gestión de los residuos acumulados.

Relaciones públicas de ayer y de hoy

A la vista de este panorama cabe la sospecha de que el alargamiento de las licencias de algunas centrales estadounidenses, respondiese más a la dificultad de sustituirlas que a otras consideraciones. De ahí que la industria nuclear y algunos gobiernos occidentales periódicamente emprendan intensas campaña de relaciones públicas en las que se presenta la opción nuclear como factor imprescindible para solucionar el dilema energético-climático  y que  justificaría otro ciclo inversor.

Reactores nucleares en el mundo. Fuente: visual.ly

Se olvidan en primer lugar las razones por las cuales se abortó la primera era de construcciones nucleares, y no se tiene en cuenta que aún en el supuesto de que estas razones estuvieran superadas –que no lo están– el análisis riguroso de las posibilidades reales de un renacimiento nuclear, poco podría aportar a problemas que, por serios y acuciantes, requieren una óptima gestión de los recursos.

Una nueva apuesta por  la energía  nuclear, lejos de contribuir a reducir el coste de la factura eléctrica o el irreversible cambio climático, podría agudizarlo; pero además retrasaría el cada vez más urgente desarrollo de otras opciones más eficaces.

Otro estudio de 2009, esta vez de carácter internacional —Informe sobre el estado mundial de la industria nuclear 2009— analizó  con minuciosa precisión las principales cuestiones que afectan a este sector. Entre sus aportaciones cabe destacar la falta de personas con competencias y conocimientos dentro de las instituciones estatales encargadas de velar por la seguridad nuclear, tanto en EEUU, como en Francia, Reino Unido, Alemania o Japón.

También es de subrayar los mecanismos políticos de apoyo a la industria nuclear en detrimento de la capacidad de la sociedad para controlar los riesgos e impactos. Otro aspecto es la falta de rigor con que se contabilizan los costes reales de la construcción de nuevas centrales. Desde los 1.000 euros por kw de potencia —según la compañía Westinghouse— hasta los 4.700 dólares por kW de la realidad.

Con todo, el económico no es ni de lejos el argumento más sólido contra la energía nuclear. Lo peor es lo que la abrumadora censura se ha encargado de silenciar. Ahora se trata de prohibir  cualquier información que  contradiga la versión oficial de lo sucedido en Fukusima. Antes se ocultó el problema de los residuos radiactivos, el recuerdo de lo ocurrido en Chernóbil, y la relación entre centrales y municiones de uranio empobrecido, que matan hoy y continuarán matando durante años allí donde se han empleado.

La buena noticia

El número de hogares alemanes que contrata energía renovable se duplica tras la catástrofe de Fukushima
El número de hogares alemanes que contrata energía renovable se duplica tras la catástrofe de Fukushima

Entre las consecuencias inmediatas que tuvo Fukushima dentro de la escena política hay momentos estelares.

En Alemania Ángela Merkel anunció el cierre preventivo de siete de las 17 centrales nucleares activas. En Suiza el gobierno decidió suspender todos los procesos de autorización de nuevas centrales nucleares hasta que se examinase la seguridad de las ya construidas.

En Venezuela se canceló temporalmente el programa de instalación de centrales nucleares. El comisario europeo de Energía, Günther Oettinger, declaró que debía comprobarse rigurosamente la seguridad en las centrales más antiguas sin descartar el cierre si fuese necesario.

Si bien pasado el tiempo la escena política se ha mostrado rígida para cambiar el rumbo del modelo de producción  energética, la sociedad ha dado pasos de gigante en algunos casos concretos como es el alemán.

TG Facebook Comments

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *